¿Cómo se reproducen las plantas?

Interesante a la vez que curioso…

Conocer cómo se reproducen las plantas es algo excepcional que explica toda la extensión verde de los bosques y selvas. Una vez descubierto el misterio será más sencillo comprender por qué en casas abandonadas han proliferado algunas hierbas o, incluso, pequeñas flores.

Descodificando el misterio de cómo se reproducen las plantas

La reproducción es algo natural en los seres vivos. Gracias a ella se logra la descendencia, así como la herencia. Posiblemente surja la duda del medio usado por las plantas para procrear. Para ello utilizan sus órganos sexuales.

¿En verdad tienen órganos sexuales las plantas?

Claro que . Aunque no tienen nada que ver con los órganos sexuales de los animales, las plantas se valen de ellos para seguir el orden natural. Existen plantas hermafroditas, como en el caso de las rosas, que encuentran más facilidad para reproducirse. Estas son las partes sexuales de una planta:

– Los estambres corresponden a los órganos masculinos. En ellos se produce el polen, a través de unos filamentos, dentro de unas bolsitas.

Muy Popular:  Hamster Roborowski; el más pequeño de su especie

– El pistilo es el órgano femenino de reproducción. Dentro de él se hallan los óvulos.

Tanto estambres como pistilo están dentro de la corola, que es un conjunto de pétalos encargados de proteger a los órganos sexuales de las plantas. Los pétalos cumplen una función muy interesante en la naturaleza. Con sus colores llamativos, en muchos de los casos, pretenden llamar la atención a diferentes insectos y animales que suelen participar en su reproducción.

Generalmente, existen plantas masculinas y femeninas, por lo que requieren de ciertos elementos para llevar a cabo la reproducción.

¿Cómo consiguen polinizarse las plantas femeninas?

La polinización se da solamente entre plantas separadas, femeninas y masculinas. Esta se lleva a cabo con la ayuda de insectos y animales. También suele intervenir el viento en algunos casos, cumpliendo esta función.

Este es el proceso llevado a cabo por insectos y ciertos animales, como por ejemplo el colibrí:

– Las plantas atraen a los insectos mediante su tamaño.

– Los colores y aromas de las flores también producen un grato efecto. Será en ellas la llamada de atención.

– Como premio, hay flores que ofrecen néctar, con el que se suelen alimentar muchos animales e insectos.

– El néctar, por su contenido azucarado, tiende a pegarse en áreas del insecto o en el pico de los pájaros. Este, además, va acompañado del polen que necesita la planta hembra para reproducirse.

Muy Popular:  Las razas de perros más comunes

– La planta hembra suele repetir la misma atracción que la macho. Atrae al intermediario para lograr que este introduzca el polen en los ovarios. Para ello, se servirá también de colores vistosos y néctar.

La polinización ha conseguido su objetivo, contactando los órganos masculinos y femeninos de dos plantas.

¿Qué ocurre tras la polinización?

Tras el proceso de polinización se comienzan a observar cambios en la planta hembra. Se da paso a las semillas, formadas a partir de los óvulos. El resto del llamado gineceo, proporciona el fruto, consiguiendo que este se forme en torno a las semillas, quedando dentro de él para su protección.

El fruto sirve como alimento de lo que será el embrión (la semilla), que irá creciendo dentro del mismo.

El orden natural quiere que este fruto caiga en la tierra, con el fin de que se geste en ella una nueva planta, siempre por medio del embrión. Es así como consigue, con el tiempo, sumergirse en la tierra y comenzar a echar raíces.

¿Existen plantas asexuales?

Por supuesto que . Un ejemplo es la patata, que se reproduce con una parte distinta a las flores. Mediante la raíz van extendiéndose de manera subterránea, dejando brotar sus hojas.

Entender cómo se reproducen las plantas aclara su extensión a través de miles de hectáreas por toda la superficie terrestre.

Muy Popular:  Conociendo al pastor alemán de pelo largo
¡Cuéntaselo a todos!

Deja un comentario