Riesgos del embarazo en la adolescencia

Los riesgos del embarazo en la adolescencia

Según recientes estudios realizados por la OMS, se define como adolescencia el periodo comprendido entre los 10 y los 19 años. En muchos casos, este periodo se ve interrumpido por un embarazo en la adolescencia, y es algo más común de lo que se pueda pensar, ya que 1 de cada 5 mujeres se quedan embarazadas antes de los 18 años.

Riesgos del embarazo en la adolescencia

Los expertos coinciden en determinar que la edad más adecuada para quedarse embarazada oscila entre los 20 y los 35 años, debido a que el riesgo para la salud tanto de la madre como del bebé es mucho menor.

Por el contrario, el embarazo en la adolescencia supone un mayor riesgo y, sobre todo, muchas más complicaciones. Esto es debido a que no se está preparada ni física y psicológicamente para afrontar el proceso ni para asumir la responsabilidad que conlleva.

Presentan en muchos casos:

– Síntomas de mala nutrición, lo que supone una carencia de nutrientes vitales para el correcto desarrollo del bebé.

Muy Popular:  Ventajas del jabón de glicerina

– Hay un mayor porcentaje de abortos espontáneos.

– Existe un mayor riesgo de sufrir un parto prematuro antes de la semana 37 de gestación.

– Los bebés que nacen suelen tener un peso inferior al que es habitual ya que, al ser tan joven la madre, todavía no dispone de un útero totalmente desarrollado.

– Las mujeres que son madres en la adolescencia, tienen hijos que sufren más problemas de salud de los que son habituales, al igual que trastornos en su desarrollo.

– Si la madre tiene una edad de 15 años o menos, hay un elevado riesgo de que el bebé nazca con malformaciones físicas.

Complicaciones psicológicas

Miedo al rechazo social

Se puede llegar a sentir criticada por todo su entorno, por lo que la tendencia es a aislarse del grupo.

Rechazo al bebé

El hecho de ser todavía niñas provoca que no quieran asumir la responsabilidad que conlleva un embarazo, al igual que el tiempo de dedicación que requiere y las obligaciones que trae consigo.

Pero esto también implica directamente que se sientan tristes y culpables por tener estos sentimientos, lo que provoca una reducción notable de la autoestima.

Problemas con la familia

El acto de comunicar el estado de embarazo puede suponer una fuente directa de conflicto y conllevar un rechazo por parte de su propia familia.

Muy Popular:  ¿Embarazo precoz? Qué hacer...

Además, hay que indicar que los niños de padres y madres adolescentes suelen tener una tasa de fracaso escolar mucho más elevada, lo que va unido a una deficiente inserción social o en el aprendizaje.

El hecho de tener un embarazo en la adolescencia puede suponer un gran número de problemas tanto para la madre como para el bebé. Para evitar esto, la educación sexual es fundamental, a la vez que la comunicación.

¡Cuéntaselo a todos!

Deja un comentario