Senos caídos: un conflicto complejo entre la mujer y la sociedad


En primer lugar nos gustaría explicarte que este es un problema de origen claramente estético que puede generar importantes trastornos psicológicos y emocionales en la mujer. En una sociedad elitista y con una elevada influencia de determinados cánones de belleza, los senos caidos pueden generar una autoimagen corporal negativa. Esto puede influir en multitud de parcelas psicológicas tales como las relaciones interpersonales o la propia aceptación del físico. Un conflicto nada desdeñable y que muchas mujeres sufren en silencio.

Senos caídos: un conflicto complejo entre la mujer y la sociedadSenos caídos: un conflicto complejo entre la mujer y la sociedad

La sociedad actual marca cómo debemos ser. Y somos tan fácilmente manipulables, que nos dejamos llevar y hacemos exactamente eso; ser como nos dicen que hay que ser.

Estadísticas de procedimientos relacionados con la laxitud de senos

Según estadísticas de la principal sociedad de cirugía plástica mundial (ISAPS), en 2016 hubo más de 23 millones de intervenciones estéticas en todo el mundo. En torno al 10 % de dicho global tuvieron que ver, de manera directa o indirecta, con la caída de los senos. El avance de las técnicas anestésicas y quirúrgicas, la mejora de los tiempos de recuperación, la disminución de complicaciones potenciales conllevan una mejora en los resultados. Esto incentiva cada año el aumento de mujeres en todo el mundo que deciden solucionar de manera quirúrgica este problema.

En España, 5 de cada 10 mujeres no están contentas con la forma o firmeza de sus senos y casi un 80 % de ellas se sometería a un procedimiento quirúrgico corrector de poder costearlo.

Todos estos datos arrojan luz sobre una realidad como es la gran importancia que tiene a nivel de la reafirmación de la imagen corporal el aspecto de los senos en las mujeres.

Etiología de los senos caídos

También conocido como ptosis mamaria o descolgamiento del busto, debes saber que este proceso es algo totalmente natural dentro del proceso de envejecimiento fisiológico del cuerpo de la mujer. En ocasiones y a pesar de ser algo completamente natural, esta fase se presenta de manera prematura y abrupta, generando en la mujer trastornos psicológicos y emocionales de distinta intensidad y duración.

Senos caídos- un conflicto complejo entre la mujer y la sociedad5

En primer lugar tenemos que destacar una realidad que, a pesar de ser irrefutable, choca en ocasiones con nuestra percepción real del envejecimiento. El cuerpo de una mujer no es el mismo a los 18 que a los 28, los 38 o los 48 años. Durante su vida reproductiva, el cuerpo de la mujer es sometido a una montaña rusa hormonal que causa estragos a todos los niveles de su cuerpo. Y como bien sabes la piel y los senos no son una excepción. A medida que el cuerpo de la mujer envejece, la piel va perdiendo gran parte de su elasticidad natural debido de manera fundamental a las pérdidas productivas propias de elastina y colágeno. Dicha pérdida de tersura, unida al efecto de la gravedad y al consabido aumento de peso durante el embarazo y lactancia generan una caída de senos que tiene en estos sus principales factores etiológicos.

Muy Interesante:  Cómo hacer tatuajes temporales

A todo lo anterior debemos unir un factor frente al que poco o nada pueden hacer las mujeres: el factor genético. En muchas ocasiones, determinadas familias y etnias poseen factores que potencian la elasticidad de su piel y su mejor recuperación de procesos agresivos. Un ejemplo de ello son las personas con origen en países nórdicos como serían Dinamarca, Suecia, Finlandia o Noruega. Estas mujeres tienen una determinada predisposición natural a poseer algunos genes que retrasan el envejecimiento natural de la piel, lo que unido a un clima frío y poca exposición solar fomentan pieles más resistentes y elásticas al paso del tiempo.

Otro factor que debes conocer es sin duda la influencia de las fluctuaciones bruscas de peso. Las dietas agresivas o el embarazo generan rápidos cambios en la morfología del cuerpo de las mujeres que provocan distensiones y retracciones bruscas de la piel, pudiendo generar pérdida de firmeza en los senos, entre otras muchas partes del cuerpo. No hay que olvidar que el seno de la mujer está compuesto por una serie de glándulas y tejidos de origen graso por lo que si hay una pérdida excesiva de porcentaje de dicha grasa corporal afectará de manera natural a la pérdida de volumen del seno.

Senos caídos: un conflicto complejo entre la mujer y la sociedad

El embarazo, además de conllevar un aumento obvio del peso natural de la mujer, lleva aparejado un aumento del tejido glandular mamario. Este mecanismo es un proceso totalmente natural y biológico que intenta preparar las mamas para el momento del amamantamiento del futuro recién nacido. La aparición de estrías durante dicho proceso también es muy común debido a la distensión de necesita hacer la piel.

Otra etapa de la vida de la mujer que genera problemas en la elasticidad de sus senos es la menopausia. Los enormes cambios del sistema hormonal de la mujer suelen generar subidas de peso, pérdida de musculatura y de laxitud de tejidos. El cuerpo entiende como terminada la etapa reproductiva y procede a minimizar el gasto en mantenimiento de estructuras que no son necesarias. Los conductos galactofóricos (responsables de la recolección interna de leche) y las glándulas mamarias menguan hasta un 70 %. Esto conlleva la consiguiente pérdida de volumen que afecta de manera directa a los senos caídos.

Influencia psicológica y social de los senos caídos en la psicología de la mujer

Es una verdad casi incontestable el hecho de que la imagen corporal sustenta una buena parte de nuestra autoestima. Nuestra presencia cada vez más marcada en redes sociales nos lleva a intentar vivir vidas perfectas con cuerpos perfectos e ideales a todo momento y situación. Esto genera en muchas ocasiones y de manera involuntaria una desmedida presión autoimpuesta por cumplir con los estándares de belleza. Problemas como la calvicie o la grasa acumulada en el abdomen en el caso de los hombres y las variantes morfológicas de los senos o la figura en el caso de las mujeres se han convertido en obsesivos en muchos casos. Además, de manera secundaria, aparecen asociados a ellos algunos trastornos sociales y de la personalidad. El poder encontrar una pareja adecuada, sobre todo a partir de determinadas franjas de edad, se ha convertido para algunas mujeres en un asunto de estado quizás presionadas todavía por una sociedad que alberga demasiadas reminiscencias machistas. Sin duda, la mujer vista como un producto con fecha de caducidad es un cliché que debemos conseguir erradicar de nuestra sociedad.


Muy Interesante:  Cómo depilarse las cejas como un profesional

Como seguramente ya sabrás fisiológicamente el cuerpo de la mujer esta mejor diseñado para tener hijos en la década de los 20. El actual ritmo social, de trabajo y de estudios han retrasado la maternidad a un momento cercano a los 35 años de media. Muchas mujeres, en ese momento de sus vidas, están empezando a sufrir los primeros pasos del envejecimiento fisiológico natural de su cuerpo por lo que, a menudo, se sienten con menos opciones de conseguir una pareja adecuada para poder ser madres. Desde la antigüedad, existe la arraigada creencia de que unos pechos pequeños, caídos o poco sugerentes atraen menos a los hombres. Aunque en algunos casos esto es posible en un primer término de las relaciones, diversos estudios revelan que, hoy en día, la mayoría de los hombres le otorgan a los senos entre el cuarto y quinto lugar dentro de los aspectos físicos más valorados a la hora de entablar una relación con una mujer.

Todos estos procesos suelen generar una pérdida de autoestima y autoconfianza que se traduce en distintos trastornos emocionales que van desde el miedo a las relaciones sexuales hasta la anorgasmia, la ansiedad o la depresión. El simple hecho de ponerse delante de un espejo es, para muchas, un ejercicio casi imposible. El miedo a lo que piensen los demás unido a la ingente cantidad de críticas vertidas en cualquier red social o medio de información sobre esta imagen fuera de los estándares de belleza es un elemento de presión de tal magnitud que puede llevar, en algunos casos extremos, a los intentos de suicidio.

Evolución y desarrollo del seno de la mujer a lo largo de su vida

Cómo ya hemos explicado con anterioridad, la estructura del seno está compuesta principalmente por glándulas mamarias (que producen leche), recubiertas por tejidos adiposos y en su parte más externa por piel. Cuando el sistema hormonal las activa, estas glándulas empiezan a absorber la grasa circundante para transformarla en leche. Después, la leche materna es llevada hasta al pezón a través de una serie de canales (conocidos como conductos galactofóricos) donde el recién nacido puede succionarla.

Su desarrollo comienza en la niñez, en torno a los 10 años. Su futuro tamaño y forma depende de multitud de factores genéticos, alimentarios y de salud. Desde la adolescencia y hasta la menopausia, los ciclos menstruales cambiarán de manera significativa el tamaño y forma de los senos. Debido a la retención de líquidos o durante el embarazo, los tejidos ganan en volumen y tensión, pudiendo incluso llegar a ser dolorosos. Estas fluctuaciones, al estar sostenidas por un largo espacio de tiempo, alterarán de manera implacable la forma y turgencia de los senos.

Soluciones prácticas para los senos caídos

Soluciones prácticas para los senos caídos

Si bien no están absolutamente comprobados científicamente, hay una serie de consejos y recomendaciones que nos gustaría explicarte a modo de consejos de belleza. Están ampliamente aceptados como válidos dentro del mundo de la estética en lo que a caída de senos se refiere y los más importantes serían estos:

– Algunos alimentos como las ovoalbúminas presentes en la clara de los huevos poseen algunas cualidades como agente reafirmante de la piel. Mezclados con cápsulas de vitamina E, su aplicación en mascarillas sobre los pechos mejorarán de forma natural y progresiva su turgencia. Lavados con agua fría o cubitos de hielo de al menos 10 minutos por día y otros elementos como las mascarillas de aloe vera son también buenos aliados en esta batalla.

Muy Interesante:  Antes, durante y después de la depilación brasileña

– El aceite de oliva, el oro líquido de la mil propiedades, es también un buen agente en la lucha contra la caída de senos. Su riqueza en ácidos grasos y antioxidantes eliminan en gran medida los radicales liberados por el proceso natural de envejecimiento de la piel. Su poder como hidratante natural también ayuda de manera vital en el proceso.

– El hinojo, con una elevada concentración de fitoestrógenos, ayuda a la hormona encargada de que los senos se mantengan en un tamaño mayor y con elevada turgencia. Una infusión de esta hierba natural cada día es suficiente para mejorar en el tiempo el tono de los senos.

– Ejercicio físico. Es, sin duda, uno de los factores más relevantes. La activación hormonal que genera el deporte mantiene en marcha un sistema hormonal joven, que consigue disminuir y detener los signos más evidentes del envejecimiento.

– Dieta saludable. Una dieta sana y equilibrada, alejada de fritos, alcohol, picantes, azúcares y productos demasiado grasos es, sin duda, el mejor consejo para no envejecer. Un cuerpo sano, libre de tóxicos y a punto, está mucho más capacitado para mantenerse joven durante mucho más tiempo.

¿Es la mastopexia una solución real a este problema?

Podríamos definir la mastopexia como el acto quirúrgico de reajustar, reposicionar y devolver a los senos la posición natural que tenían en su plenitud física. Es llevada a cabo por cirujanos plásticos y es una intervención que se realiza en multitud de centros de todo el país, tanto públicos como privados. Cabe resaltar que, sin ser una operación excesivamente compleja ni peligrosa, es cierto que tiene sus riesgos. Desde una mala cicatrización, alguna complicación anestésica, una infección secundaria al proceso o una mala readaptación del cuerpo a su nueva forma, la mastopexia no debería ser nunca la primera elección de ninguna mujer para poder solucionar este problema. A veces esta cirugía se complementa con una mastoplastia de aumento o de reducción, obteniendo por norma general unos muy buenos resultados en cuanto a tamaño y firmeza.

Un factor a tener en cuenta es hacer una buena elección del cirujano que nos realizará la intervención como del centro donde la llevaremos a cabo. Al ser una cirugía muy demandada, existe un alto grado de intrusismo laboral por lo que deberemos andar con pies de plomo para evitar encontrarnos después con desagradables sorpresas.

Por todo lo anterior, el problema de los senos caídos en la mujer tiene muchas más aristas de las visibles a prioriLa influencia social de unos cánones de belleza inalcanzables unido a determinadas conductas machistas y la presión psicológica convierten algo natural en un problema. Un pequeño paso evolutivo del cuerpo de la mujer que se haya convertido en un importante lastre emocional para la mayor parte de ellas.

✍🏻🙋🏻‍♂️❤️ Y esto es todo por hoy. ¡Esperamos abajo tus comentarios! 👇👇👇


Artículos populares:

¡Vamos, díselo a todos!

Deja un comentario