Casas de apuestas, ¿probabilidades de éxito?

¿Sueles apostar? Tienes que saber esto…

Las casas de apuestas están de moda. En las competiciones deportivas probablemente tú -que estás leyendo esto- habrás apostado en algún que otro partido. Y casi con total seguridad algunas derrotas te habrán hecho perder algún que otro euro. Pero… ¿eres de los que crees en el azar o defiendes que es posible diseñar una estrategia de éxito?

Trading deportivo: estrategias de apuestas deportivas

Si alguna vez te has interesado por las apuestas deportivas cruzadas es posible que hayas oído hablar del trading deportivo, pero quizás no sepas cómo implementarlo en tus apuestas.

Trading para dummies: en qué consiste esta práctica

Para entender el significado de este término dentro del ámbito deportivo, primero debemos entender que es el trading en sí. Su traducción es “negociación bursátil” e implica especular con un mercado para obtener un beneficio. De este modo, los traders (como se denomina a los que trabajan en este contexto) se valen de herramientas como el análisis técnico, el análisis fundamental y la aplicación de una estrategia concreta -previamente definida- para operar en positivo. El fin es conocer bien un mercado en concreto para poder obtener un beneficio.

El concepto así puede aplicarse a muchos ámbitos. Es probable que muchos de nosotros hayamos hecho trading en algún momento de nuestra existencia; por ejemplo, al adquirir una propiedad en una buena localización con el objetivo de venderla unos años después para obtener un rendimiento. Eso es especular. Del mismo modo, también se puede hacer al contrario. Hace unos años -en plena burbuja inmobiliaria- fueron muchos los que decidieron vender rápido ante la posibilidad de que su vivienda se devaluara.

El término puede aplicarse a muchos ámbitos: productos financieros, acciones (que es de donde proviene el término), etc. Si lo aplicamos a las apuestas deportivas, ¿cómo lo llevaremos a cabo?

Imagina que quieres apostar a una probabilidad con la intención de que esta misma suba y obtener así beneficios. Debes tener en cuenta que cuando una probabilidad sube la cuota baja. En este sentido… ¿tienes claro qué significan ambos términos?

¿Cómo definimos probabilidad?

Es la frecuencia con la que un determinado acontecimiento puede ocurrir. Se suele expresar en porcentajes. Por ejemplo, si tiramos un dado tendremos una probabilidad de 1 a 6 para cada resultado.

De este modo, las posibilidades de obtener uno de estos números es exactamente la misma. Si lo expresamos en porcentaje diríamos que cada cara de ese dado tiene una probabilidad de salir de un 16,6 %. ¿Cómo obtenemos el porcentaje? Simplemente dividiendo el 100 % entre el número total de posibles resultados, en este caso 6 (100/6).

¿Cómo definimos cuota?

Aplicando el término al ámbito de las apuestas deportivas, este concepto sería el índice que nos revelaría la cantidad de dinero que se nos remunerará por cada euro apostado; a mayor cuota, mayor cantidad de dinero nos reportará la casa de apuestas (evidentemente, siempre en el caso de haber acertado).

Muy Popular:  Cómo quitar las agujetas

Igualmente, la cuota también puede definirse como ese índice que nos desvela la probabilidad que tenemos de acertar un determinado pronóstico; en este sentido los pronósticos con menor cuota son más fáciles de acertar.

En definitiva, la cuota es la cantidad por la que se multiplicará una apuesta para un determinado evento deportivo; la cual será mayor o menor dependiendo del índice de dificultad al que nos enfrentamos a la hora de atinar con el resultado. Así, una dificultad mayor implica una cuota mayor.

Un ejemplo para que lo entiendas mejor

La probabilidad es la inversa de la cuota. De este modo una cuota 2 sería un 50 %, es decir, 100 entre 2 da como resultado ese 50, siempre se calculará a la inversa.

Ahora supongamos que apuestas un over 3,5 goles a cuota 3, con la intención de que haya dos goles tempraneros (porque tú lo has analizado así) para que una vez que esa cuota esté más baja -es decir, que exista una probabilidad más elevada- cierres tu apuesta obteniendo un rendimiento.

Cuando pulsas ese botón en tu casa de apuestas para cerrar una en concreto estás haciendo trading. Zanjas tu apuesta porque ya has conseguido el beneficio deseado o simplemente porque te satisface el beneficio alcanzado en ese preciso momento; por eso decides no esperar a que finalice el partido.

Además, este término no solo sirve para extraer un beneficio, sino que también se emplea para recortar pérdidas. Cuando estamos inmersos en esta acción debemos tener en cuenta tres conceptos: punto de entradaStop Loss y Take Profit.

¿Qué es el punto de entrada?

Se refiere al momento exacto en el que vamos a hacer nuestra apuesta. Hay quienes la realizan antes del partido, otros durante. Pero es evidente que todos tienen un punto de entrada concreto.

¿Qué es el Stop Loss?

Implica que antes de que comencemos a apostar es necesario que nos planteemos una cuestión: ¿cuánto estamos dispuestos a perder? Podemos marcarnos un límite coherente. En este contexto es imposible saber con exactitud cuánto vamos a ganar, pero sí que podemos calcular cuánto podemos perder. Por esta razón es imprescindible pensar antes en la pérdida que en la ganancia.

Lo esencial es que nos fijemos un stop loss antes de que comience el evento deportivo. Es aconsejable tener una hoja de cálculo o un cuaderno de anotaciones para calcular el porcentaje de pérdida, para evitar que esta vaya a más.

Por ejemplo, si apostamos a un over 2,5 goles a cuota dos y decidimos que, si esa apuesta alcanza una cuota 3 porque no ha habido ningún gol, cerraremos nuestra apuesta. Es decir, no esperamos a que finalice el partido, ya que vemos que la posibilidad de acertar cada vez es menor. Decidimos recortar las pérdidas para no arriesgarnos a perder el 100 % de lo invertido.

Para entenderlo en términos económicos basta con imaginar que hemos apostado 10 euros a cuota 2 y resulta que en el minuto 30 todavía no ha habido ningún gol, por lo que decidimos cerrar la apuesta por 8 euros. De este modo, únicamente perderemos 2 euros.

Muy Popular:  Cintas de correr: Consejos antes de comprar

¿Qué es el Take Profit?

Es muy similar al concepto anterior, lo único que establecemos un límite de ganancia y cuando lo alcanzamos decidimos conformarnos y no arriesgar más. Pues como suele decirse “una retirada a tiempo es una victoria”.

Apostar a favor o en contra: back and lay

Hacer un back

Se trata de decantarnos por una apuesta a favor. Es decir, apostaremos a que ese equipo o jugador en concreto va a obtener la victoria en ese partido en cuestión. Es lo que se suele hacer en las casas de apuestas tradicionales, por lo que no conlleva ningún riesgo.

Pero para entenderlo mejor es necesario poner un ejemplo. Imagina que apostamos 10 euros a favor del Real Madrid, una cifra que se multiplicará en función de la cuota establecida. Así, si acertamos lo que habíamos pronosticado, ganaremos 16,70 netos.

De manera generalizada en este tipo de apuestas solo se permite jugar el importe que establece la propia web, ya que es la encargada de fijar la pauta a seguir en todo momento en este tipo de maniobras de juego.

Hacer un lay

En este caso es todo lo contrario a lo explicado anteriormente. No apuestas a favor del equipo o jugador, sino en contra. Es decir, en este caso apostarías en contra del Real Madrid. Por lo que ganarás dinero si el partido lo gana el rival o finaliza en tablas.

Por ejemplo, pongamos que la cuota para apostar que gane el Real Madrid se sitúa en 1,68 y el importe máximo en 10 euros. Si el Real Madrid gana nosotros perderemos 16,80 euros, resultado que se obtiene al multiplicar el importe inicial por la cuota. Y si por el contrario gana el rival o hay un empate cobraremos los 10 euros que habíamos establecido como importe máximo a apostar.

Asimismo, se puede apostar en contra de la victoria del rival o en contra de que queden en tablas.

¿Y qué pasa si nos decantamos por el empate?

Ahora que ya tenemos un poco más claro el tema de ciertas estrategias podemos seguir avanzando. La clave para sacar el máximo rendimiento a una jugada es conocer al detalle y hacer un buen uso de las estrategias.

Si bien es cierto que hacerse con una estrategia y dominarla no es cosa fácil, sino que es necesario paciencia, tiempo y, sobre todo, mucha mucha práctica. Dentro de las diferentes tácticas que existen está la “apuesta Lay en empate”. Su dominio puede suponer gratificaciones seguras.

El primer punto que debes tener muy claro es que no es adecuada para primerizos, ya que es necesario conocer el mundillo para poder extraer todo el jugo. Por lo tanto, es preciso tener unos conocimientos bien desarrollados y asimilados en torno a este ámbito.

Además, si eres un experto en el contexto en el que vas a realizar la apuesta, por ejemplo, la liga de fútbol española, las opciones de éxito son mayores. El primer paso es elegir un partido donde tengamos claro que se va a marcar un gol (al menos) a lo largo de la primera parte. Por esta razón es necesario tener una buena información al respecto, para asegurar. Aunque evidentemente pueda haber partidos mejores o peores de lo esperado, tener datos previos puede convertirse en el mejor aliado.

Muy Popular:  Cecotec: Una de las mejores cintas para correr

Una vez tengamos establecidos unos datos estadísticos -lo más fiables posible- llevaremos a cabo nuestra apuesta lay al empate. ¿En qué consiste? En señalar que tanto uno como el otro equipo obtendrán la victoria. El apostante debe presentar una cuota de 4,50 y arriesgaremos solamente 10 euros. Si el partido finaliza en tablas perderemos 36 euros, si no es así sumaremos 10.

Una vez iniciado el partido tendremos que esperar a que uno de los equipos marque el primer gol. Justo cuando suceda, la cuota que se presente por el empate subirá, por lo que es preciso cerrar una apuesta back por esa igualdad. Si al final gana uno de los dos conjuntos, como hemos dicho anteriormente cobraremos 10 euros. Obviamente para saber el beneficio neto es necesario que le descontemos la parte arriesgada.

Elige la mejor casa de apuestas

Elegir el mejor sitio para apostar puede ser clave a la hora de ganar dinero. O de tener más probabilidades para conseguirlo. Por eso es necesario indagar, comparar y elegir. No debemos lanzarnos de golpe a la piscina, quizás no haya agua.

3 consejos para elegir casa de apuestas

1. Fíjate en el bono de bienvenida

Los mejores son los que te ofrecen el 100 % de tu primer depósito en forma de apuesta gratis.

2. Observa las promociones que ofrece

Es necesario que las empresas de este tipo actualicen sus promociones a diario y, sobre todo, que sean del deporte del que eres más especialista. Como señalamos anteriormente la información es vital.

3. Asegúrate de que tenga una aplicación para dispositivos móviles

En la actualidad, es extraño que las corporaciones no tengan su propia app. En esta caso en concreto es más que necesario, puesto que es esencial poder estar conectado antes y durante el partido para ver las variaciones y puede que en esos momentos no estés en casa.

Muchas veces hay que hacer una apuesta en un momento determinado, ya sea porque es una apuesta en directo o porque la cuota está en su momento más elevado.

Estos tres puntos son básicos para elegir un buen sitio, fiable y seguro, así que debemos tenerlos en cuenta la próxima vez que nos registremos en una nueva casa de apuestas.

Es evidente que este sector está experimentando grandes cambios, sobre todo tras la consolidación de Internet. Si bien es cierto que los inicios no son fáciles para nadie y puede resultarnos un verdadero quebradero de cabeza, pero con el tiempo y apostando con cabeza los beneficios acabarán llegando.

Del mismo modo, es un hecho que las casas de apuestas online no van a dejar de crecer. Diversas fuentes apuntan que en una década, nueve de cada diez euros que se muevan en el mercado de juego se realizará desde la red. El mundo está cambiado y las apuestas no iban a ser menos.

¡Cuéntaselo a todos!

Deja un comentario