Te contamos cómo quitar las agujetas


Como quitar las agujetas es una duda que nos ha asaltado desde que las personas nos planteamos soluciones relacionadas con la medicina, es decir, desde hace cientos de años. Por eso, a continuación te contamos sus remedios. Recuerda que un remedio sirve tanto para evitar que un daño suceda como para paliar el que ya se ha producido, así que vamos por partes.

¿Cómo puedes prevenir las agujetas?

Como las agujetas aparecen tras realizar un esfuerzo superior al que estás acostumbrado, cualquier deportista, por experimentado que sea, es susceptible de padecer esta dolencia. Así que este inconveniente dependerá, sobre todo, de la preparación física que quien va a realizar un entrenamiento o participar en una competición tenga en ese momento.

De estas reflexiones deducimos que el primer requisito para no sufrir agujetas pasa por adaptar la realización de determinados esfuerzos al estado físico actual de cada cual. En este aspecto, no te conviene afrontar planes de entrenamiento o competitivos para los que no estés todavía preparado.

Por consiguiente, te recomendamos que siempre lleves a cabo tus esfuerzos físicos de una manera progresiva. Un plan de entrenamientos pautados será la alternativa más conveniente para evitar las temidas agujetas. De hecho, unos de los contextos más propicios para su aparición tiene que ver con las reincorporaciones a las actividades físicas que se suelen dar después de haber estado de vacaciones.

Muy Interesante:  Argentina sufre mucho ante Croacia en el mundial de Rusia 2018

Ten en cuenta que, en estas circunstancias, lo más normal es que hayas ganado peso y perdido algunas de las condiciones físicas que tenías antes de estos días de descanso, dado que es habitual que hayas estado bastante inactivo durante esas jornadas. En este sentido, no debes retomar los ejercicios físicos, por mucho que te apetezca, con la misma intensidad con la que los dejaste tiempo atrás.

Asimismo, resulta fundamental que, en el marco de la preparación física idónea para no tener que pasar por el trance de las agujetas, cumplas con un plan de alimentación adaptado a las exigencias de la actividad deportiva que vayas a realizar. Una hidratación suficiente se va a convertir en uno de los requisitos imprescindibles, ya que nuestro cuerpo necesita para su correcto funcionamiento grandes cantidades de agua.


Te contamos cómo combatir las agujetas

Una vez que te hemos informado acerca de cómo prevenir las agujetas, es el momento de analizar cómo se puede luchar contra las que ya han hecho acto de presencia. Cada solución a estos inconvenientes dependerá del grado de gravedad que hayan alcanzado las agujetas. En las siguientes líneas, repasamos cómo hacer frente a los dolores que causan las agujetas.

En primer lugar, las agujetas pueden ser suaves, las típicas que se producen cuando se aumenta un poco el nivel de los entrenamientos o las competiciones. Estamos, de hecho, acostumbrados a convivir con ellas. Para mitigar sus molestias, lo más interesante es aplicar friegas y agua caliente en las zonas resentidas, lo que favorecerá la circulación sanguínea y adelantará la recuperación. Si haces ejercicio moderadamente, la producción de adrenalina acabará por sobreponerse a estas ligeras molestias.

Muy Interesante:  Cintas de correr: Consejos antes de comprar

Las agujetas pueden llegar a un nivel intermedio de dolor, como en el caso de las agujetas moderadas, que aparecen junto a algunas inflamaciones. Cuando esto sucede, te aconsejamos la aplicación de cremas antiinflamatorias, las cuales también proporcionarán un beneficio circulatorio. Aparte, los baños con productos de aromaterapia, aceites esenciales y agua caliente también van a resultar muy útiles.

Por último, el dolor de las agujetas, debido a sobreesfuerzos de gran nivel, puede crecer y hacerse insoportable. Incluso puede mantenernos postrados durante algunos días, en los que tendremos ciertas dificultades para realizar algunos movimientos habituales. Aparte de tomar analgésicos y parar de hacer ejercicio para mitigar el dolor, nos vendrán bien las duchas de agua caliente y acercar el grifo de la fría a las áreas doloridas, lo que paliará las molestias. Asimismo, consumir alimentos que lleven magnesio también nos ayudará a recuperarnos.

No contribuirá a ello, por su parte, tomar agua con azúcar, como se creía hace años. Y es que aquel falso mito relativo a que se producía una acumulación de ácido láctico en las células de los músculos ya ha sido desmontado. La recuperación activa, cuando tus dolores son leves y moderados, sí que resulta recomendable. Esta implica que te vayas reincorporando, pese a que continúen las molestias, a tus ejercicios físicos habituales. Eso sí, debes hacerlo de una forma progresiva. Al cabo de cuatro o cinco días, como mucho, habrán remitido completamente los dolores.

Muy Interesante:  Decathlon: Camas elásticas (y precios) para niños y adultos

Por otro lado, la aplicación de hielo y vendajes de compresión reduce la inflamación y mejora la circulación sanguínea. Finalmente, tomar aminoácidos ramificados y cafeína, siempre con moderación, va a contribuir a una reducción de los procesos de recuperación.

Conclusión

En definitiva, ya sabes como quitar las agujetas y prevenirlas. Aplica estos consejos y haz ejercicio en condiciones óptimas.

✍🏻🙋🏻‍♂️❤️ Y esto es todo por hoy. ¡Esperamos abajo tus comentarios! 👇👇👇


Artículos muy vistos:

¡Vamos, díselo a todos!

Deja un comentario