¿Cómo cambiar la correa de una persiana?

Pocas averías domésticas pueden dar tantos quebraderos de cabeza como cambiar la correa de una persiana que se ha deteriorado. Afortunadamente, no es algo tan habitual como cambiar una bombilla incrustada en un plafón o reparar un cortocircuito eléctrico. Pero, probablemente, el primer impulso sea también el de llamar a un técnico, aunque hacerlo suponga pagar un dineral por desplazamiento y mano de obra.

¿Cómo cambiar la correa de una persiana?

En realidad, no se trata de una operación demasiado complicada como para no poder hacerla uno mismo. Basta con disponer del material adecuado y un buen tutorial que te guíe paso a paso hasta que quede solucionado el problema.

Herramientas y materiales necesarios:

Para poder acometer el cambio de la correa de una persiana, se necesitan únicamente las siguientes herramientas:

– Una sargenta.

– Un destornillador (plano o de estrella, según sea la cabeza de los tornillos de la caja de la persiana).

– Unas tijeras.

Y los siguientes materiales:

– Cinta de persiana nueva.

¿Cómo se cambia la cinta de la persiana?

En primer lugar, hay que subir la persiana por completo y fijarla a la parte superior de la ventana con la sargenta.

Muy Popular:  Cómo mejorar la iluminación de nuestro hogar

A continuación, se desatornilla la tapa de la caja de la persiana.

Una vez retirada la tapa, hay que localizar el recogedor superior y cortar el nudo de la correa vieja para retirarla por completo.

Seguidamente, se procede a enrollar la correa nueva dándole varias vueltas alrededor del tambor del recogedor, fijándola previamente con un nudo.

Una vez se confirme que la correa está bien fijada al recogedor, se hace pasar el extremo por la ranura de la tapa y se fija nuevamente la tapa a la caja de la persiana volviendo a colocar los tornillos.

En este punto, hay que intentar mantener la correa recién fijada al recogedor superior bien sujeta con una mano y completamente tensada, ya que llega el momento de soltar la sargenta que mantiene la persiana subida.

Con mucho cuidado se retirará la sargenta, manteniendo la correa tensa para que la persiana no caiga de golpe.

Poco a poco, se dejará caer la persiana, sin soltar la correa hasta que esté bien recogida abajo.

Entonces ya se podrá soltar la correa para poder desatornillar el recogedor inferior, sacándolo del soporte o pared donde se encuentre alojado.

Como aún continúa ahí el otro extremo de la correa vieja, lo primero que hay que hacer es retirar esta. Hay que tener cuidado de no destensar el resorte del dispositivo de enrollamiento, que mantiene la correa en tensión para que funcione correctamente.

Muy Popular:  Aprende cómo coser un botón..

En el extremo libre de la correa nueva se practica un pequeño agujero para meter por él el gancho del resorte, que automáticamente recogerá la correa para darle la tensión que necesita.

Ahora solo queda volver a introducir el recogedor inferior en su soporte o el hueco de la pared y fijarlo con sus tornillos.

¡Ya tenemos cinta nueva en nuestra persiana!

Es el momento de tirar de la correa y comprobar que la persiana sube correctamente. Si todo va bien, quedarán disipadas todas las dudas sobre como cambiar la correa de una persiana de forma rápida, sencilla y eficaz.

¡Cuéntaselo a todos!

Deja un comentario