Guía completa para la compra de ventanas de madera


La guía más completa para comprar tus nuevas ventanas de madera

Por lo general, cuando se piensa en ventanas de madera vienen a la mente imágenes de construcciones muy específicas. Principalmente, de aquellas relacionadas con un entorno rural o campestre. Es cierto que este tipo de ventanas, por una simple razón de contigüidad medioambiental y coherencia estética, suelen emplearse en ese tipo de entornos. No obstante, a razón tanto de criterios estéticos como funcionales, los materiales y los elementos arquitectónicos son hoy totalmente combinables. Todo depende de las prioridades del constructor, del decorador y de los propietarios.

En las últimas décadas, las ventanas de madera suponían considerables desventajas en comparación, por ejemplo, con las de aluminio o PVC. La principal era el elevado desgaste y los muchos cuidados que, en un primer momento, están relacionados con el empleo de la madera como material de construcción. Para revestir un espacio interior o para confeccionar mobiliario, no tiene por qué suponer un gran problema, siempre y cuando se le preste la atención y los cuidados que resulten oportunos. Sin embargo, una ventana es un elemento arquitectónico de carácter liminar que se halla expuesto en máximo grado a las inclemencias del viento, la lluvia, la climatología…

En la actualidad, esta situación ha cambiado considerablemente. Las ventanas de madera constituyen una posibilidad arquitectónica tan viable como cualquier otra, y tampoco supone una dificultad construir, por ejemplo, balcones de madera. Esto se debe, en primer lugar, a los grandes avances habidos en el tratamiento y en la conservación de dicho material, y en segundo lugar, al reconocimiento de su innegable atractivo estético y de todo el juego que puede dar a nivel arquitectónico.

Por otra parte, cabe suponer que, hoy en día, su uso implica también otros valores ajenos al fenómeno de la construcción. Nos referimos, por ejemplo, a que el constructor o el propietario de la vivienda demuestren conciencia ecológica. La madera, antes que nada, es un material renovable cuya producción no pasa por ningún proceso contaminante. De este modo, la posibilidad de emplearla en todo tipo de construcciones, urbanas o rurales, es también la de colaborar con el bienestar del planeta.

Por todas estas razones, las ventanas de madera son un elemento cada vez más solicitado y valorado por multitud de propietarios y constructores. No obstante, quizá a causa de las preconcepciones que se tienen al respecto, no todos los interesados conocen las posibilidades que ofrece. En este sentido, en el presente artículo se explican las virtudes que implica el uso de la madera como material de construcción, así como cuáles son los modelos más relevantes que se pueden hallar de esta clase de ventanas.

Ventajas del uso de puertas o ventanas de madera

Más allá de su potencial estético y de las implicaciones ecológicas de su uso, es por todos bien conocido que una de las principales virtudes de la madera es su gran capacidad aislante. Se trata de un material muy habitual, por ejemplo, en la construcción de estudios de grabación musical y de espacios en los que se requiere una elevada calidad de definición acústica.

Del mismo modo, las puertas y ventanas de madera pueden ser muy bien recibidas en todo tipo de construcciones urbanas, con la intención de amortiguar el alto índice de contaminación acústica que se produce en las ciudades. Paradójicamente, en una construcción rural o campestre, no tendrían por qué ser elementos de construcción tan recomendables, en caso de que se pretenda disfrutar de los sonidos de un entorno natural apacible.

Otra virtud muy apreciada de las puertas y ventanas de madera es su enorme capacidad de aislamiento a nivel térmico. En este caso, la idoneidad de este material depende de nuevo del contexto de construcción y de las preferencias en cuanto a los efectos resultantes. Sin embargo, para comprender hasta dónde alcanza su capacidad a la hora de retener el calor basta con recordar que se trata de un material indispensable para construir saunas.

En tercer lugar, la madera pone a disposición del cliente una ingente variedad de acabados y de diseños posibles. Esto la convierte, una vez más, en un material dinámico que, gracias a los avances cosechados en su tratamiento y preservación, se adapta a todo tipo de contextos y proporciona un gran nivel de juego decorativo. De ello, dan fe catálogos como el de Puertas-euro-block, centrado en la fabricación y en la venta de puertas y ventanas de madera.

A su vez, el hecho de que gigantes del mundo del bricolaje y la construcción, como Leroy Merlin, incluyan esta clase de productos en sus catálogos, demuestra la creciente popularidad y el éxito de los que ya goza este uso específico de la madera.

Ventanas de madera y precios

Del mismo modo, de esta creciente popularidad se puede intuir un allanamiento y estandarización de los precios de mercado, tanto en puertas como en ventanas. Este fenómeno, tan beneficioso para el constructor y el propietario comunes, se produce, en primer lugar, en las grandes superficies como Leroy Merlin, pero también en todo tipo de empresas dedicadas a los suministros de carpintería, como sería el caso de Brico-valera.

Muy Interesante:  ¿Cómo cambiar la correa de una persiana?

Ahondando en este terreno, cabría preguntarse por la cifra media en los precios de ventanas de madera. Obviamente, el material, el diseño y las características del producto son determinantes en las oscilaciones del precio, pero se podría añadir que, en un primer momento, la horquilla es de 110-210 euros. Por debajo de ese precio, no cabe esperar excelentes productos, por encima, sí. Aquí se hace referencia, por supuesto, a una ventana prototipo, de medidas medianas, si bien en esa horquilla están incluidos también distintos tipos de modelos: con cierre, con postigos, con marco simple o con manilla, como los más sobresalientes.

Por otra parte, en lo que respecta al precio final, hay que establecer una diferencia entre las grandes superficies comerciales y las empresas, como las dos citadas anteriormente. Dicha diferencia consiste en que, en Puertas-euro-block, se ofrecen ventanas de madera a medida, fabricadas según el gusto y las conveniencias del cliente. Para ciertas elaboraciones, quizás esta opción sea más cara que otras como la de Leroy Merlin, pero, por lo general, se continuarían manteniendo dentro de la horquilla de precios citada con anterioridad.

En cuanto a la razón para pagar esa diferencia, es bastante clara. Se trata, simplemente, de obtener el mayor rendimiento posible, dado que como ya se ha dicho, una de las virtudes de la madera es su dinamismo a la hora de adecuarse, desde muchos puntos de vista, a todo tipo de ambientes y contextos. La forma de sacarle un mayor partido es a través de ventanas de madera a medida.

Ventanas de madera y fabricacion

Llegado este punto, resulta conveniente realizar ciertas puntualizaciones en cuanto a la fabricación de estos elementos. Antes de nada, se deben establecer cuáles son las medidas con las que contarán las ventanas, para lo cual es preciso estudiar pormenorizadamente el lugar de su emplazamiento. (Esta es otra de las razones constructivas por las cuales las ventanas de madera a medida siempre son una opción ideal.)

Una vez obtenidas las dimensiones, el largo y el ancho, se determina el número de hojas que incluirá la ventana en cuestión, así como el tipo de ventana concreto que se quiere construir. Después, se cortan los listones y travesaños correspondientes, se unen del modo más conveniente, ya sea con tornillos, tarugos u con otro tipo de elementos de sujeción, y se acaba formando el marco.

A continuación, es habitual que se realice un fresado y que se lije y pula la estructura final. El siguiente paso sería conseguir los cristales y colocarlos y sujetarlos con junquillos u otra técnica. Por último, deben aplicarse sobre la ventana distintos tipos de barnices, tintes, tapa-poros o lacas, siendo este tratamiento algo esencial. No en vano, en muchos casos, es lo que hace que una madera pueda resistir todo tipo de presiones y daños ambientales, y perdure en buen estado. Aunque no siempre es necesario, dos manos son mejor que una.

Este sería un ejemplo de fabricacion de ventanas de madera simple. Obviamente, el proceso puede complicarse en muchos aspectos, sobre todo, en relación al tipo de cierre que se quiera emplear o si la ventana es de doble hoja. Del mismo modo, una vez hecha la ventana, se le pueden añadir los complementos que uno desee. Si es necesario, una manija, un pestillo o algún otro sistema de cierre, y después, aquellos que tengan que ver con la decoración. No obstante, cabe recordar que, cuando uno solicita la fabricación de una ventana, puede decidir todo esto de antemano. De este modo, dicho elemento se adecuará a las preferencias del cliente y a las necesidades del lugar de emplazamiento con una idoneidad absoluta.

Tipos disponibles de ventanas de madera

Debido al auge que han tenido, el mercado pone a disposición del cliente muchos tipos de ventana. Existen otras tantas maneras de clasificarlos en grupos, las más elementales oscilan en función de:

– Los materiales que se conjugan con la madera, como el cristal, el vidrio o el metal.

– Los accesorios con que se complementan, como los postigos, las persianas o las manillas.

– Las distintas funcionalidades como, por ejemplo, el hecho de que la ventana sea corrediza.

– Su diseño.

– Su color.

– Su tamaño.

Para que el artículo sea lo más práctico posible, a continuación se exponen aquellas tipologías de ventana que son las más recurrentes o preferidas por el común de clientes. Cualquiera de ellas se podrán encontrar en grandes superficies como Leroy Merlin, o estarán disponibles en tiendas de confianza como Brico-valera o Puertas-euro-block.

Ventanas de madera con vidrio

Lo principal es saber que existen, a su vez, distintos tipos de vidrio: el transparente, el templado, el translúcido, el que incluye filtro solar, etcétera.La idoneidad de cada uno depende, como es habitual, de la estancia en la que se ubique la ventana. Por ejemplo, en aquellos espacios donde se valore la gran acumulación de luz natural, como puede ser una cocina, el vidrio translúcido es el idóneo.

Asimismo, el vidrio también absorbe muy bien el calor, con lo cual, sus efectos se suman positivamente a la naturaleza de la madera como fabuloso aislante térmico. Máxima luz, máximo calor y, de paso, gran durabilidad y resistencia serían las cualidades a tener en cuenta en el momento de optar por estas ventanas.


Por último, cabe resaltar que el vidrio es muy empleado en los baños, y que las maderas, hoy día, pueden emplearse igualmente en la construcción de dichas estancias. Bastaría con elegir la madera adecuada y darle el tratamiento correcto.

Muy Interesante:  Todo lo que hay que saber sobre las piscinas desmontables

Ventanas de madera corredizas

Quizá haya quien se confunda debido a pequeñas variedades terminológicas: “ventanas de madera corredizas” viene a referirse al mismo elemento que “ventanas de madera correderas”. En ambos casos, se señala el modo en el que dicha ventana se abre, desplazando una hoja por encima de otra a la que se halla superpuesta. Como se puede intuir, este modo de apertura es el más simple y sencillo que se puede encontrar: basta con empujar la hoja a izquierda o derecha para que la mitad del hueco de la misma quede completamente despejado.

La gran virtud de este método es, por tanto, la posibilidad de dejar pasar de un momento a otro un gran caudal de aire y de luz que higienice e ilumine el espacio. Por eso mismo, las ventanas de madera corredizas o correderas son también muy empleadas en las cocinas. Ahora bien, la ventaja que proporcionan es propicia para todo tipo de estancias, habiendo constructores o propietarios que se decantan, de hecho, por emplear este tipo de ventana repetidamente.

Tampoco hay que perder de vista la posibilidad de incluir en una vivienda mamparas de madera de este mismo tipo. Apoyándose en el mismo mecanismo, constituyen un perfecto umbral para comunicar un interior con un porche, una terraza o un balcón. En tal caso, los beneficios de la estancia contigua serían mucho mayores, ya que tanto el caudal de luz como de aire nuevo se duplicarían. A su vez, se trata de un tipo de elemento que es muy fácil de limpiar o engrasar con aceite para facilitar su perfecto funcionamiento.

En última instancia, permiten distintos elementos de cierre: desde una manija hasta una simple horma para los dedos, o ninguno, dado que la simple presión de las manos sobre el marco puede ser suficiente para desplazarlo. Esta característica gusta mucho a nivel de diseño. En el caso de que se seleccione una decoración minimalista, sin duda, lo recomendable es suprimir todo elemento de cierre. Y si se opta justo por lo contrario, por una decoración rústica o más barroca, resulta preferible elegir una manija alambicada y de aspecto pesado.

Ventanas de madera modernas

No faltan los clientes que acuden a un establecimiento y solicitan, específicamente, ventanas de madera modernas. Esto se debe a que han ido allí atraídos por los muchos reclamos funcionales de este producto, pero que aún lo tienen preconcebido como un elemento propio de casas rurales, campestres o antiguas. Tales clientes disponen de muchas soluciones disponibles.

En primer lugar, la forma más elemental de modernizar una de estas ventanas es mediante su diseño. Como se comentaba anteriormente, un diseño minimalista otorgará al elemento un aspecto mucho más racional, práctico y urbanita. No obstante, también cabe señalar que la inclusión de un elemento de apariencia rústica en un ambiente convencional, produce un efecto chocante propio de la arquitectura posmoderna.

Por otro lado, respecto a la supuesta modernidad del tipo de ventana, muchos clientes quizá estén pensando no tanto en su aspecto, sino en sus funcionalidades y modos de cierre. Por ejemplo, el cierre corredero es eminentemente moderno, ya que, por lo general, no está presente en ningún tipo de construcción antigua.

Ventanas de madera sencillas

Si se revisan de nuevo las peticiones habituales de los clientes, sucede que, junto con “ventanas de madera modernas”, abundan las “ventanas de madera sencillas”. En realidad, para atender a esta petición se aplican los mismos criterios. La sencillez puede tener que ver con el diseño, y en tal caso, un diseño minimalista siempre será lo más adecuado.

Ahora bien, dicha sencillez puede querer combinarse con un estilo antiguo o más clásico. De ser así, basta con recurrir a una ventana con cierre clásico, con bisagras y manija, pero cuyo diseño sea lo más elemental posible, contando con una sola hoja. En caso de que fuera una ventana amplia, también podría contar con dos.

Sin embargo, para resaltar esa sencillez solicitada en un comienzo, lo mejor sería no subdividir el cristal por medio de cuarterones. Con posterioridad, bastaría con que la madera fuese lisa y, si se quisiera aumentar todavía más la sencillez, con que estuviera pintada de un solo color y con que las bisagras y la manija fueran discretas.

Ventanas de madera con postigos

Entre los complementos más requeridos para las ventanas, se encuentran, sin duda, los postigos. Por lo general, consisten en dos baldas de madera que se añaden al marco de la ventana, quedando en el exterior o en el interior de la misma. Lo que esto supone es un doble cierre. Una vez echados los postigos, la cerrazón a nivel de luz sería máxima.

Este complemento es adecuado, principalmente, para aislar estancias desde todos los puntos de vista (térmico, acústico, luminoso, etcétera) a voluntad del usuario, así como para proteger la propia ventana de posibles impactos o inclemencias venidas del exterior.

Las estancias en las que suelen tener mejor cabida las ventanas de madera con postigos son las habitaciones, ya sean estas de una casa de campo o de ciudad. Por otra parte, los postigos exteriores también son muy apreciados en cierto tipo de viviendas localizadas en emplazamientos particulares, como las casas construidas en primera línea de costa. Es habitual que, en estas zonas, las variaciones climatológicas presenten cambios bruscos e inesperados. En consecuencia, puede ser que, en un corto espacio de tiempo, se requiera una protección añadida para la ventana junto con una nueva capa de aislamiento térmico y acústico.

Muy Interesante:  Precios de los armarios empotrados

Ventanas de madera con persiana

El hecho de que a las ventanas construidas con madera se les pueda añadir una persiana, es otra prueba de la modernidad de este material. En este caso, las persianas pueden acoplarse tanto por dentro como por fuera del ventanal, atendiendo a las preferencias del constructor o propietario.

Su función es exactamente la misma que la de los postigos, con la salvedad de que resulta regulable. Por otra parte, las persianas solo serían adecuadas, al contrario que los postigos, para un diseño moderno, y a nivel térmico y acústico, no llegarían a aislar tanto como la madera (salvo que a su vez estén hechas de este material).

A la hora de instalar ventanas de madera con persiana, es igualmente preciso considerar que habrá que combinar el diseño de tal elemento con el del mecanismo de la propia persiana, una correa, una manilla, etcétera. Esto, aparte de suponer un coste adicional, puede representar un condicionante.

Ventanas de madera leroy merlin​

En este punto, se debe recordar que Leroy Merlin es la gran superficie comercial por antonomasia a la que acuden quienes buscan asesoramiento en este tipo de elementos. Indudablemente, este gigante del bricolaje dispone de un surtido catálogo de ventanas y de profesionales perfectamente cualificados para recomendar la más adecuada.

Como sucede con cada establecimiento comercial, Leroy Merlin responde a una demanda concreta. En particular, brinda modelos de productos que ya han sido diseñados, lo que supone que el consumidor debe amoldar sus gustos y sus necesidades a la gama ofertada en el catálogo (amplio, por otra parte). Por tanto, lo más recomendable sería acudir a esta clase de grandes superficies solo cuando uno ya tuviera muy claro cuáles son sus preferencias y los requisitos de la vivienda en particular.

Ventanas de madera grandes

Esta opción es conveniente para dos tipos de espacio: aquellos que de por sí son de grandes dimensiones o aquellos que deben estar muy bien iluminados y ventilados. En este contexto, para los primeros, probablemente, lo más adecuado sería emplear mamparas correderas, tal y como se explicaba en apartados anteriores, con el fin de maximizar los efectos buscados.

La única excepción a este consejo sería que se quisiera preservar un diseño antiguo, para lo cual, las ventanas de madera grandes y macizas siguen constituyendo el mejor recurso. Así mismo, este modelo es igualmente adecuado para situar en una cocina o, incluso, en un garaje.

Ventanas de madera redondas

Así como existen ciertas preconcepciones relativas al uso de la madera, también las hay referidas a la forma de las propias ventanas. Por lo general, se asume que una ventana doméstica ha de poseer una forma cuadrangular. Sin embargo, este fenómeno es exclusivamente de carácter cultural. Piénsese, por ejemplo, en ciertas construcciones campestres de Nueva Zelanda, muchas poseen ventanas de madera redondas.

Lo mismo se puede decir de todas aquellas construcciones que tienen alguna familiaridad con lo marítimo, tanto en las estancias de los barcos, como en muchas casas situadas a pie de costa. Por ello, este tipo de ventana es apropiado para incardinar una decoración en esa dirección.

Ventanas de madera blancas

Respecto a las ventanas de madera blancas, se trata de una caracterización vinculada, sobre todo, a la decoración. Este color, al contrario que el negro, no absorbe tanto el calor y es típico de la decoración mediterránea y veraniega, y adecuado, por tanto, para zonas climáticas muy determinadas. Ahora bien, también puede ser una simple ayuda para armonizar cromáticamente el interior de cualquier estancia.

Ventanas de madera de medio punto

Este diseño de ventana es el más elegante. Se trata de un cuerpo cuadrangular con un remate circular en lo alto, igual que los arcos de medio punto. Implica una mayor entrada de luz, pero, por lo demás, se adapta al resto de variables de una ventana común. El diseño, si no se emplean cuarterones, puede ser límpido y minimalista, o, por el contrario, si los cuarterones y los complementos se aumentan, rústico y barroco.

En cuanto al tamaño, esta ventana puede ser discreta o convertirse en una mampara que haga de umbral entre dos estancias. En ambos casos, se trata de una de las alternativas más resolutivas.

Por otra parte, si se amplía hasta hacer de ella una mampara, es ideal como acceso a balcones de madera. Así, se logrará que ambos elementos posean un diseño unificado e igualmente elegante. No obstante, dicha combinación, como se puede intuir, es solo apta para emplazamientos con buen clima.

Dicho esto, las ventanas de madera son un elemento adaptable a todo tipo de circunstancias, y sus beneficios a distintos niveles resultan de lo más atractivos. Si se comparan, además, con otro tipo de ventanas, se concluye también que su precio, por lo general, no es nada elevado, a menos que se precise de una madera o de unos complementos de calidad particular. Por otra parte, las mismas características beneficiosas de la madera son aplicables, como ya se ha visto, a otro tipo de elementos como puertas, balcones, arcadas, etcétera. Esto hace que toda una vivienda pueda beneficiarse de las virtudes de este material repartidas selectivamente en distintas estancias.

✍🏻🙋🏻‍♂️❤️ Y esto es todo por hoy. ¡Esperamos abajo tus comentarios! 👇👇👇


Artículos populares:

¡Vamos, díselo a todos!

Deja un comentario