Piscinas: las mejores opciones para disfrutar el verano


Piscinas: las mejores opciones para disfrutar el verano

Se acerca el verano y cuando el calor se empieza a dejar sentir somos muchos los que imaginamos disponer de un método refrescante y placentero para sobrellevarlo, como las piscinas. Lo cierto es que, afortunadamente, existen hoy en día muchas opciones que podemos contemplar para hacer realidad esta ilusión. Si no disponemos de un terreno o lugar para disfrutar de una de ellas de forma privada, las piscinas públicas, cada vez más abundantes en nuestro país, nos abren la puerta a poder disfrutar de ese deseado baño. Si, por el contrario, tenemos la suerte de contar con espacio para poder instalar una, existen múltiples opciones en un amplísimo rango económico que nos permitirán su disfrute.

Piscinas públicas

Son la opción más cómoda si no disponemos de un espacio en casa para poder alojar una solución ya sea temporal o permanente. No solo hablamos de las piscinas comunitarias o las de los pabellones deportivos. Existen, como mínimo, un par de opciones más.

Municipales

Son muchísimas las localidades que cuentan con una piscina accesible para sus habitantes, o incluso pueblos vecinos en algunos casos. Suelen estar correctamente mantenidas y, además, contar con servicio de socorrista, lo cual es un punto muy a favor. En algunos casos, además de eso, nos encontraremos con actividades planificadas para el entretenimiento o diversión de los bañistas lo cual, si vamos acompañados de menores de edad, puede ser tremendamente útil y algo que nuestros pequeños valoren muy positivamente. Es una opción que puedes contemplar como alternativa a una excursión a la playa o a un lago y, en según qué casos, podrás disfrutarla más cómodamente por una cuestión de proximidad y aprovechar sus servicios complementarios (bar, restaurante, aseos, etc.).

Naturales

Son, como su propio nombre indica, aquellas que existen de manera natural en parajes en los que el hombre no ha intervenido más que para instalar unas escaleras de madera o una tarima a modo de muelle o playa para disfrute de los visitantes. En algunos casos, ni eso. Si lo tuyo es disfrutar del aire libre y estar rodeado de naturaleza, son la mejor opción. España es un país que, afortunadamente, dispone de multitud de estos parajes, si bien algunos pueden llegar a estar muy concurridos por su fama. Pero, en general, se trata de piscinas naturales que combinan el placer del baño con el disfrute de un paisaje singular. Además, siempre tendrás la opción de lanzarte a la aventura por los cauces de nuestros ríos para descubrir parajes únicos donde poderte dar un refrescante baño en comunión con la naturaleza.

Piscinas privadas baratas

La alternativa, si dispones de espacio en tu casa es disponer de tu propia piscina. En este caso, existen multitud de opciones que ofrecen diferentes características y un rango de precios muy amplio. Empecemos por las alternativas más económicas.

Hinchables

La evolución tecnológica de los materiales permite que podamos disponer hoy en día de piscinas hinchables de un tamaño capaz de albergar a más de ocho personas. Estamos muy lejos de la imagen de piscina hinchable para niños de menos de diez años. Estas siguen existiendo, por supuesto, pero hablamos también de soluciones capaces de albergar un volumen de agua desde 500 hasta alrededor de 20 000 litros, lo cual nos garantiza un baño en condiciones para toda la familia. Una cosa importante que debemos tener en cuenta es que en este tipo de piscinas y si queremos usarlas toda la temporada de verano, es la conveniencia de tener un sistema de filtrado, ya sea por cartucho o con filtro de arena, para asegurar que no se nos estropea el agua.

Muy Interesante:  Tipos de piscinas según su diseño y su construcción

Desmontables

Hemos visto ya que en piscinas hinchables podemos llegar a un volumen de capacidad importante. Cuando estamos hablando de estos volúmenes de agua y capacidades a partir de seis personas, hay gente que prefiere piscinas de las llamadas desmontables. Estas piscinas frente a las hinchables constan de una estructura perimetral más rígida que permite que puedas pensar en soluciones de incluso más de 50 000 litros. Con estas dimensiones ya sí que es necesario contar con un sistema de filtrado en condiciones, y muy similar al de las piscinas de obra. El volumen máximo de estos modelos, para hacernos a la idea, es un recipiente de casi diez metros de largo por casi cinco de ancho con una altura de 1,30 metros. Evidentemente, si no tenemos este espacio podemos optar por algo menos espectacular y empezar a encontrar opciones a partir de los 3×2 metros con una altura de 60 centímetros. La ventaja, en estos casos, es que estamos hablando de piscinas sobrelevadas. Es decir, el nivel del agua está por encima del suelo y el sistema de filtrado requiere menos potencia que en una piscina a ras de suelo donde podemos tener la bomba sobre el nivel del agua y entonces es necesario que esta tenga un poder de aspiración mayor.

Piscinas privadas fijas

Hasta aquí hemos visto soluciones de las llamadas temporales. Tanto las piscinas hinchables como las desmontables son soluciones muy adecuadas, si no quieres preocuparte de su mantenimiento en invierno o simplemente quieres recuperar ese espacio de tu jardín cuando la piscina ya no sea tan necesaria. Por el contrario, si el problema no es el espacio y lo que valoras es no tener que montar y desmontar cada año y tener una solución mucho más duradera a largo plazo tu opción será tener una piscina fija. Recuerda que montar y desmontar siempre desgasta los componentes por muy buenos que sean. Dentro de esta categoría fija también tenemos más de una opción.

De poliester

Las piscinas de poliester son las que podríamos llamar prefabricadas, sin que por ello vayamos a considerarlas negativamente. De hecho, son una de las mejores opciones en cuanto a rapidez de instalación y precio para poder disponer de una solución fija y muy duradera. Con poca obra más que la de realizar el foso donde vayamos a emplazarla. Existen en multitud de formas y diseños que se adaptan no solo al espacio del que puedas disponer sino también a tus preferencias estéticas. Más adelante hablaremos de las diferentes geometrías de las piscinas, pero cabe destacar que, en el mundo de los prefabricados de poliéster, el abanico de opciones es considerable.


Muy Interesante:  Tendencias en armarios roperos

De obra

La piscina clásica de toda la vida que todos tenemos en mente. Son la solución más sólida y duradera a largo plazo. En especial, cuando son construidas por profesionales y tratadas a lo largo de los años con el adecuado mantenimiento. También constituyen la opción más personal, ya que, al no basarse en un diseño preestablecido, podrás escoger prácticamente todos los aspectos que quieras: forma, largo, ancho, profundidad, capacidad en litros, etc. Es probablemente la solución más cara, pero también la que te permitirá tener exactamente lo que quieres, ya que, a fin de cuentas, se tratará de un trabajo a medida solo limitado por las características del terreno, tu imaginación y el presupuesto disponible.

Sus formas y diseños

En lo que respecta a la forma que puede tener una piscina, estamos frente a un universo prácticamente ilimitado de opciones. Porque, en definitiva, en el último tipo de piscinas que hemos comentado (las de obra) el diseño es libre. De todas formas, existen varios tipos que podríamos llamar estándar más o menos establecidos en el mercado.

Redondas

Especialmente si hablamos de los tipos hinchables y desmontables, esta es la geometría que más nos encontraremos. Básicamente porque para ciertos volúmenes de agua es la forma más práctica de retener nuestro pequeño oasis particular con una estructura sólida y resistente que no sea de obra o poliéster

Rectangulares

La forma más habitual junto con la redonda y en este caso más vinculada a las de obra, de poliéster o desmontables de gran capacidad. La simplicidad de montaje o construcción es elevada y nos permite además un mantenimiento sencillo, ya que el sistema de filtración y limpieza con esta figura geométrica es el más conocido del mercado. También es la opción más económica en el ámbito de las soluciones prefabricadas, puesto que permite contar con muchas medidas adaptables a varios espacios. Las podemos ver con escaleras exteriores o que incorporan las escaleras en su lado corto y menos profundo cuando se trata de las de poliéster o las de obra.

De geometría variable.

Dentro del grupo de las soluciones de poliéster o de obra, a pesar de que las formas redondas y rectangulares sean por su simplicidad las más habituales, disponemos de multitud de diseños. Por increíble que te pueda parecer, además, muchos de estos diseños tienen nombre propio que, si bien dependen del fabricante o constructor, algunos son estándares. Es el caso de la romana, la ovalada o la de riñón. Cuando nos adentramos en el mundo de las formas libres y originales, tendremos que pensar en una instalación de filtrado adecuada y pensada para que no queden zonas muertas, y que permita la limpieza del fondo de la manera más cómoda posible. El exceso de ángulos o formas sinuosas complicadas dificultará la tarea de limpiar el fondo, ya sea usando el tradicional aspirador manual o un robot.

Piscinas para todo el año

Cubiertas

Normalmente las encontrarás en polideportivos, algunas piscinas municipales y, en menor medida, en domicilios particulares o comunidades de vecinos. Su objetivo, como podrás deducir, es poder disfrutar de la piscina todo el año. Puede parecer un lujo, pero en algunas situaciones no lo es. Todos sabemos lo saludable que resulta nadar regularmente y lo inmensamente terapéutico del baño para según qué dolencias. En estos casos, las piscinas cubiertas nos brindan la posibilidad de no perder el hilo, y así mantener la rutina durante todo el año, sea cual sea la estación en la que nos encontremos. Existen coberturas fijas (edificios tipo polideportivo) y estructuras móviles. Estas últimas son las típicas en instalaciones particulares o ciertas comunidades de vecinos. Permiten disfrutar de una piscina al aire libre en verano y el resto del año la estructura la extiende la cobertura sobre la piscina quedando cerrada y a salvo de las inclemencias del tiempo. Además, si la estructura de cierre es de calidad, la temperatura en el interior se mantiene en niveles muy aceptables.

Muy Interesante:  Limpiafondos para piscina: Manuales vs Automáticos

Climatizadas

También enfocadas como en el caso anterior a alargar lo máximo posible la temporada de baño. En combinación con la cobertura, la climatización del agua de la piscina garantiza que puedas usarla 365 días al año, incluso en zonas donde el invierno es riguroso. Es la opción para no restringir su disfrute únicamente al buen tiempo. Es habitual que encontremos este tipo de piscinas una vez más en polideportivos y, en menor medida, en instalaciones municipales o comunitarias. Cómo no, también es una opción para una instalación privada. Como ya hemos comentado en el apartado anterior es la solución ideal si necesitas nadar casi a diario, o al menos con cierta regularidad durante todo el año independientemente del clima exterior. Hoy en día, la climatización del agua de la piscina ya no es algo tan elitista como antaño ya que existen incluso opciones para calentar el agua basadas en paneles solares que, si bien te requerirán una inversión inicial, ya no suponen un coste recurrente en electricidad como podrían ser los métodos más tradicionales de los calentadores eléctricos o la bomba de calor.

Resumiendo

Como habrás podido comprobar, podríamos decir aquello de que: en verano el que no disfruta de una piscina es porque no quiere.

Desde las piscinas naturales, a coste cero (descontando el desplazamiento) y las soluciones económicas basadas en piscinas hinchables, hasta las de obra cubiertas y climatizadas, pasando por las municipales, comunitarias, desmontables, etc. Existe una multitud de opciones que, adaptadas a tus posibilidades de espacio y presupuesto, pueden permitirte disfrutar de un merecido baño refrescante en verano e incluso, si la economía lo soporta, disponer de una piscina utilizable todos los días del año, haga sol, frio, llueva o nieve.

Puedes encontrar una solución adaptada a cada necesidad y gracias a la evolución de las tecnologías implicadas y el gran crecimiento del mercado en los últimos diez años, prácticamente todos los precios posibles adaptados a todos los bolsillos. A fin de cuentas, se trata de que podamos disfrutar de un baño refrescante. De un momento de relax, solos o en compañía de los nuestros. Insistimos, como habrás podido comprobar, las piscinas son más baratas de lo que se podría pensar.

✍🏻🙋🏻‍♂️❤️ Y esto es todo por hoy. ¡Esperamos abajo tus comentarios! 👇👇👇


Artículos populares:

¡Vamos, díselo a todos!

Deja un comentario