Cómo afrontar un embarazo ectópico


Enfrentarse a un embarazo ectopico no es fácil para ninguna mujer. Si padeces este problema, tener cuanta más información te ayudará a entender que le sucede a tu cuerpo y cómo puedes afrontar el proceso, tanto en el aspecto psicológico como médico.

¿Qué es el embarazo ectópico?

Un embarazo ectópico es el que tiene lugar fuera del útero. Se calcula que el 2% de las concepciones que se producen en España son de este tipo.

Estas gestaciones son raramente viables y derivan habitualmente en la pérdida del feto en el primer trimestre de la gestación. Además, si no se detectan a tiempo, pueden ser un peligro para la salud de la madre.

Factores de riesgo para un embarazo extrauterino

En principio, cualquier mujer puede tener un embarazo ectópico. De todos modos, es importante tener en cuenta los factores que pueden aumentar el riesgo de este problema:

– Tener más de 35 años

– Haberse ligado las trompas como mínimo hace 2 años

– Haber padecido enfermedad pélvica inflamatoria, fruto de enfermedades de transmisión sexual no tratadas

– Llevar un DIU

– Tener endometriosis

– La existencia de un embarazo ectópico previo

– Tabaquismo

– Defectos congénitos en las trompas de Falopio

Síntomas del embarazo ectópico

Detectar lo antes posible un embarazo extrauterino es esencial para evitar complicaciones más graves en la salud de la madre. Para conseguirlo, es fundamental conocer los síntomas más importantes de esta patología, de manera que puedas reconocer rápidamente cualquier señal de alarma.

La lista de síntomas que pueden hacerte pensar en la existencia de este problema incluye:

– Dolor muy intenso en uno de los lados inferiores del abdomen. Las molestias pueden agudizarse al toser, orinar o con cualquier otro movimiento brusco.

– El dolor es muy agudo y aparece rápidamente, si se rompe una de las trompas de Falopio. Después, se expande por toda la pelvis.

– Existencia de pérdidas vaginales y ligeras hemorragias durante días. En caso de rotura, la hemorragia es muy intensa.

– Dolor de lumbago y/o en los hombros.

– Presión arterial baja

Muy Interesante:  La pirámide alimenticia: principios y consejos

– Náuseas y mareos

– Debilidad generalizada

– Presión en el recto


Si estás embarazada y tienes alguno de estos síntomas, no dudes en acudir al médico lo antes posible para que verifique si tienes un embarazo extrauterino y tome las medidas oportunas.

Diagnóstico de un embarazo fuera del útero

Ante tus síntomas, tu médico procederá a hacer una serie de pruebas que le permitan tener información objetiva sobre el estado de tu gestación.

Una exploración ginecológica es el primer paso para saber si tienes esta patología. Los resultados de la prueba de embarazo también son esenciales para conocer si tu cuerpo tiene la cantidad de hormona del embarazo que indique la existencia de una concepción.

La realización de una ecografía desde la vagina a partir de la 6º semana de gestación puede ayudar a ver la formación de una placenta fuera del útero.

Si con estas pruebas el médico todavía no puede diagnosticar con seguridad un embarazo extrauterino, se puede optar por practicar una laparoscopia. De esta manera, será mucho más fácil detectar el punto del anidamiento.

Una vez realizadas estas exploraciones, ya podrás tener un diagnóstico claro sobre tu embarazo, y tu ginecólogo procederá a aplicar el tratamiento más adecuado.

Opciones de tratamiento

Ya hemos dicho que los embarazos fuera del útero son inviables y que, además, pueden representar un problema grave de salud para la mujer si se mantienen más tiempo del estrictamente necesario.

Para evitar complicaciones importantes, tu médico optará por eliminar el embrión a través de un tratamiento con medicamentos o pasando por el quirófano.

Si hay un diagnóstico temprano del problema, se puede evitar que el embrión evolucione mediante el uso de un medicamento por vía intramuscular. El ginecólogo valorará si tu embarazo cumple con los requisitos necesarios para aplicar este tratamiento y las pautas que debe seguir.

Por otra parte, el tratamiento clásico de un embarazo fuera del útero es la cirugía para extirpar el embrión mal implantado. En la actualidad, todavía sigue usándose en un 60% de los casos. Lo más habitual es emplear una cirugía laparoscópica que elimina el embarazo y repara la zona de la trompa afectada. En caso de emergencia como, por ejemplo, una hemorragia el paso por el quirófano es la mejor opción.

Superar un embarazo ectópico

Cuando hablamos de un embarazo fuera del útero y de su desenlace siempre negativo, no podemos olvidar que la paciente es una mujer que estaba deseando ser madre y que ha tenido que pasar por la situación traumática de tener que acabar con un embarazo de manera artificial. Por lo tanto, sus expectativas de ser madre se han cortado de raíz. En consecuencia, más allá de los aspectos médicos es necesario tener en cuenta el aspecto emocional de la situación.

Muy Interesante:  Depilación láser y embarazo; desvaneciendo mitos

Si acabas de pasar por el proceso de diagnóstico y tratamiento de este tipo de embarazo, debes centrarte en ti misma. Recordar que eres lo más importante y que necesitas tiempo para superar todo lo que has pasado, es el primer paso para que empieces a recuperarte emocional y psicológicamente.

Para empezar, no pienses que ya no vas a poder ser madre. Aunque una de tus trompas de Falopio se haya visto afectada, recuerda que solamente necesitas que funcione correctamente la otra y que su ovario correspondiente esté sano. Por lo tanto, nada está perdido.

De todos modos, es importante que sigas los consejos de tu médico y que esperes un tiempo antes de volver a intentar ser madre. De esta manera, tanto tu cuerpo como tu mente podrán superar las consecuencias de lo vivido. Posteriormente, el ginecólogo te recomendará que te hagas una serie de revisiones para asegurar que tu organismo está en perfectas condiciones para intentar de nuevo el embarazo.

Consecuencias emocionales

De hecho, los miedos a no poder conseguir una gestación o a que vuelva a repetirse un embarazo de este tipo son dos de los principales problemas a los que tienen que hacer frente las mujeres que han pasado por esta situación. También es habitual que, incluso, teman por su vida, teniendo en cuenta las consecuencias negativas de los embarazos fuera del útero.

Igualmente, los sentimientos de culpa por la pérdida del hijo deseado y la desilusión pueden desembocar en cuadros de depresión y ansiedad, ante los que es indispensable solicitar ayuda especializada para evitar consecuencias más graves a largo plazo.

Cómo salir adelante

La superación de un embarazo ectópico y de la pérdida del hijo que ya imaginabas implica pasar por diversas fases y mirar hacia tu interior.

No querer ir más rápido de la cuenta en tu recuperación es una de las claves para empezar tu proceso de mejoría. Vencer tu instinto de quedarte embarazada rápidamente es indispensable, ya que debes tener en cuenta que tu cuerpo necesita tener un buen estado de salud en general para poder afrontar todo lo que significa una gestación sin complicaciones.

Muy Interesante:  Náuseas y embarazo: porqué y qué hacer

Igualmente, es indispensable que no te encierres en ti misma. La tristeza por todo lo sucedido es completamente normal, y lo peor que puedes hacer es avergonzarte de cómo te sientes o pensar que a la gente de tu alrededor no les importa lo que estás pasando. Aislarte solamente conseguirá que todo el proceso de recuperación sea mucho más largo.

Abrirte a tus seres queridos y explicarles cómo te sientes te ayudará a canalizar tu dolor y desahogarte, dos elementos fundamentales para que empieces a liberar la tensión y los sentimientos negativos que albergas en tu interior.

Ten en cuenta que si muestras tus emociones, la gente que te quiere lo tendrá mucho más fácil para saber qué pueden hacer para ayudarte. Incluso puede ser una buena opción hacer terapia profesional. Pedir ayuda nunca es motivo de vergüenza ni tienes por qué esconder tus necesidades. La gente de tu familia y tus amigos más cercanos estarán siempre dispuestos a escucharte y a echarte una mano para darte el apoyo que necesitas.

Por supuesto, por muy mal que te sientas no puedes dejar de cuidarte físicamente bajo ninguna circunstancia. Mantener un estilo de vida sano te ayudará a mejorar el estado de tu organismo y, también, a mejorar tu autoestima y evitar hundirte en un pozo que te impida salir adelante. Cuidar tu aspecto, dormir bien, comer adecuadamente y hacer una vida tan activa como puedas te dará la oportunidad de sentirte mejor y, a largo plazo, poder plantearte la idea de intentar un nuevo embarazo. Recuerda que el tiempo siempre juega a tu favor en circunstancias como la que estás viviendo.

Finalmente, no podemos resistirnos a darte un consejo que puede parecerte complicado de cumplir si acabas de pasar por un embarazo ectópico, pero es imprescindible que mantengas siempre en tu mente: la necesidad de darte una oportunidad de ser feliz. Volver a reír, a soñar, a sentirte en paz contigo misma y con tu entorno es el mejor tratamiento que puedes aplicarte para poder seguir adelante con tu vida y buscar tu felicidad como mujer antes que nada es la opción más segura de ser una futura madre sana y feliz.

✍🏻🙋🏻‍♂️❤️ Y esto es todo por hoy. ¡Esperamos abajo tus comentarios! 👇👇👇


Artículos populares:

¡Vamos, díselo a todos!

Deja un comentario