Dolor de cabeza tensional: Lo que hay que saber

Información sobre el dolor de cabeza tensional

Lo primero que debes saber para distinguir un dolor de cabeza tensional es que generalmente es un dolor difuso, que puede ir de leve a moderado, y que su descripción más aproximada es que se siente la sensación de como si se tuviera una banda ajustada alrededor de la cabeza.

El dolor de cabeza tensional

Es uno de los tipos de dolor que se da con más frecuencia y, sin embargo, a día de hoy no se conocen exactamente las causas que lo provocan. Por suerte existen tratamientos para combatirlo.

Para conseguir controlar estos dolores, que suelen ser continuos, se trata siempre de conseguir un equilibrio entre los hábitos saludables, encontrar el tratamiento más efectivo lejos de los medicamentos y, en caso de que sea necesario, utilizar medicamentos de la forma correcta.

Sus síntomas

– Un dolor de cabeza que va desde leve a moderado, pero siempre de forma continua.


– Una sensación de presión que se puede ubicar en la frente, en la parte trasera de la cabeza o en los laterales.

Muy Interesante:  Enantyum, ¿qué es y para qué se utiliza?

– Aumento de dolor con la palpación de los músculos del cuero cabelludo, los hombros y el cuello.


Hay que diferenciar dos tipos de dolores de cabeza tensionales:

– Dolores periódicos. Pueden durar desde 30 minutos hasta una semana. Para considerarlos periódicos deben producirse menos de 15 días al mes durante un periodo mínimo de tres meses. Su principal problema es que se pueden volver crónicos.


– Dolores crónicos. Este dolor puede durar durante horas de una forma continuada. Se denominan crónicos a aquellos que se producen más de 15 días al mes en un periodo mínimo de tres meses.

Diferencias de los dolores de cabeza tensionales y las migrañas

En ocasiones es difícil diferenciar entre los tensionales y las migrañas. Además, si sufres dolores de cabeza tensionales en frecuentes episodios puedes llegar a tener también migrañas

A diferencia de las migrañas, los tensionales no suelen estar asociados con alteraciones visuales, vómitos o náuseas. Otra gran diferencia es que la actividad física suele empeorar las migrañas, mientras que en las cefaleas tensionales no se ha descrito ningún efecto ni positivo ni negativo.

En ocasiones, en los dolores tensionales se pueden presentar con una mayor sensibilidad a los sonidos y a la luz, aunque no es frecuente.

Cuándo recurrir al médico

Si los dolores de cabeza tensionales te están afectando a tu día a día o si es necesario recurrir a los medicamentos para conseguir controlar los dolores en una frecuencia mayor a dos veces a la semana, es importante que vayas a visitar a tu médico.También si eres una persona que de forma habitual sufre dolores de cabeza, pero notas que el patrón de dolor cambia con respecto al habitual o si notas que en algún aspecto son diferentes.

Muy Interesante:  Preparación colonoscopia: todo lo que necesitas saber

Hay ocasiones en que estos dolores pueden ser síntomas de alguna enfermedad más grave, como puede ser un aneurisma o un tumor cerebral, por lo que la realización de una Resonancia Magnética o un TAC para descartarlos o encontrarlos a tiempo es importante.

Cuándo acudir a urgencias

Si notas alguno de los siguientes síntomas, es importante que busques ayuda médica urgente:

– Un dolor de cabeza muy intenso y repentino.

– Fiebre con el dolor de cabeza, rigidez en el cuello, convulsiones, confusión mental, debilidad, visión doble, dificultad para hablar o entumecimiento.

– Si experimentas un dolor de cabeza tras sufrir una lesión, en especial si el dolor va empeorando.

Como puedes ver, el dolor de cabeza tensional sigue siendo a día de hoy un misterio. Pero es importante que tengas en cuenta estos aspectos, para saber diferenciar cuando es algo que entra dentro de la normalidad o cuando tienes que acudir a tu médico o, incluso, a urgencias.

¡Déjanos tus comentarios!

Artículos muy vistos:

¡Vamos, díselo a todos!

Deja un comentario