El Inzitan, ¿por qué ya no está disponible?

El Inzitan, ¿por qué ya no está disponible?

El inzitan es un medicamento que fue comercializado en España en el año 1968. En realidad puedes decir que es una combinación de varios principios activos: la dexametasona, la tiamina, la cianocobalamina y la lidocaína.

Estaba especialmente indicado en casos de diferentes patologías de espalda como la lumbalgia, la lumbociática y la ciática, pero también en la polineuritis y la neuritis. Decimos “estaba” porque ya no se comercializa.

Qué es el Inzitan

Dado que es un fármaco compuesto de cuatro sustancias diferentes, has de saber que su acción depende de estas:

-La dexametasona es un corticoide que se utiliza como antiinflamatorio de larga duración.

– La lidocaína es un anestésico local.

– La tiamina o vitamina B1 actúa en los procesos energéticos y de metabolismo de glúcidos.

– La vitamina B12 es fundamental en la replicación de las células y en la formación de la mielina de las vainas de los nervios.

Se administraba vía intramuscular y con una posología individualizada prescrita por el médico, según los síntomas a tratar. Pero habitualmente era una ampolla al día, seis días seguidos.

Nunca se superaban los 12 días de tratamiento, y no se podía repetir antes de los 6 meses. Su precio rondaba los 11 euros con 6 ampollas de 2 ml cada una.

Muy Popular:  Cómo afrontar un embarazo ectópico

Los efectos secundarios del Inzitan

Los efectos adversos más frecuentes:

– Presentar dolor en la zona de punción de la inyección.

– Urticaria.

Dependiendo de la dosis:

 Diarrea, úlcera gástrica, aumento del apetito, retraso en la cicatrización de heridas, candidiasis oral y faríngea.

A dosis elevadas:

– Osteoporosis, mareos, excitación.

Pero se puso en situación de ser analizado al describirse efectos mucho más graves como el edema y el shock anafiláctico, entre otros. Por este motivo comenzó a investigarse más a fondo.

El Inzitan sometido a investigación

Era el único tratamiento que contenía esta combinación de sustancias por vía parenteral en el mercado y, en realidad, no estaba autorizado en ningún otro país de la Unión Europea. Pero, a partir del año 2017, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios planteó su suspensión en España. ¿Por qué?

Por varios motivos, en primer lugar te contamos que se habían modificado, en el año 2005, las condiciones de autorización de todos los medicamentos que se administran por vía parenteral que llevaran corticoides combinados con vitaminas del grupo B. De hecho, se restringió su uso y la duración del tratamiento en caso de que se aplicaran.

En segundo lugar, el Comité de Seguridad de Medicamentos de Uso Humano (CSMH) ​hizo una evaluación de este medicamento en relación a su coste-beneficio así como su riesgo en las indicaciones para las que estaba autorizado.

Se analizaron los datos de ensayos clínicos, los datos de uso, de su eficacia y la seguridad de este fármaco. También se investigó sobre las reacciones adversas en relación a su uso.

Muy Popular:  Todo sobre los granos labiales

Las conclusiones fueron contundentes: existía un incremento de notificaciones de reacciones adversas graves. La mayoría eran de tipo alérgico como: angioedema, dificultad respiratoria y shock anafiláctico.

Y, al mismo tiempo, la evidencia científica actual no apoyaba su uso para las indicaciones que venían en su ficha técnica. Por estos motivos se dejó de comercializar a partir del 30 de diciembre del año 2017.

Alternativas a este tratamiento

No hay un sustituto al Inzitan. Pero si sufres lumbalgia o ciática hay alternativas. En el caso de las lumbalgias y la ciática puedes utilizar algunos fármacosanalgésicos y antiinflamatorios así como relajantes musculares.

Pero, a largo plazo, siempre se recomiendan tratamientos basados en la fisioterapia y la mejora de hábitos posturales.

Como habrás comprobado, si sufres este tipo de dolencias, los fármacos pueden inyectarse o administrarse por vía oral, dependiendo de la gravedad del caso. Suelen ser el paracetamol o el ibuprofeno para dolor leve o moderado.

Otros antiinflamatorios que pueden indicarse son el Celecoxib y la Pregabalina que actúan eliminando el dolor de los nervios periféricos.

Si es necesario se pueden administrar relajantes musculares como la ciclobenzaprina o el carisoprodol. Pero si el dolor es muy intenso, y se observa presión del nervio ciático, se suele añadir vitamina B6.

Existen parches y pomadas para tratar el dolor que, habitualmente, se compran con receta médica, y pueden ser una primera opción si el dolor es leve o, como mucho, moderado.

Sin embargo, siempre debe hacerse un estudio de rayos X o una RM para poder diagnosticar el problema, sobre todo, si tienes más de un episodio. De esta forma se puede iniciar un tratamiento de fisioterapia.

Muy Popular:  Riesgos del embarazo en la adolescencia

El tratamiento del fisioterapeuta también es una primera opción en algunos casos ya que ayuda a controlar el dolor.

Quizá te interese…

¿Otros tratamientos?

Podemos recomendarte las compresas calientes que ayudan a moderar el dolor porque desinflaman la zona, y las sesiones de electroterapia por que ejercen el mismo efecto terapéutico del calor.

Por último, aunque aún existiera Inzitan en el mercado, los ejercicios correctores de la postura se aconsejan tras las crisis y para prevenirlas, y la reeducación postural te ayuda a aliviar los síntomas en pocas semanas. Pero si hay hernia discal puede llegar a ser necesaria la cirugía.

¡Cuéntaselo a todos!

Deja un comentario