Principales síntomas de los celíacos

Principales síntomas de los celíacos

Los síntomas de los celíacos son tanto digestivos como extradigestivos. Además, varían mucho en función de la edad de la persona y cada persona puede sufrir unos u otros ya que no son estándares para todos.

Los síntomas de los celíacos

Es importante que se conozcan cuáles son los síntomas para que el diagnóstico sea lo más ágil posible. Esto es especialmente importante si existen familiares con este problema ya que los de primer grado son el principal grupo de riesgo.

Estos síntomas se pueden dar en todo el cuerpo, pues es una enfermedad multisistémica​.

Síntomas en los niños

Estos son los síntomas más frecuentes en los niños, en quienes los de naturaleza digestiva destacan con mayor frecuencia.

– Distensión abdominal. Se puede presentar un físico en los niños con un vientre más pronunciado de lo que es habitual. Esta hinchazón es provocada por la inflamación intestinal que es tan característico en los celíacos.

– Diarreas. Es uno de los síntomas más frecuentes dentro de la celiaquía aunque también es cierto que no todos las padecen. Se pueden dar periodos de diarreas entremezcladas con periodos de estreñimiento.

Muy Popular:  Información sobre la donación de óvulos

– Crecimiento por debajo de lo normal. Es un síntoma que puede hacer que los padres sospechen que existe algún problema en su hijo. Esto se une a la dificultad de ganar el peso que deberían tener para su edad.

– Los vómitos, el reflujo y las náuseas también son síntomas característicos de la enfermedad en los más pequeños.

– Anemia ferropénica. Es el síntoma más habitual. Se produce por el daño que sufre el intestino que provoca que no consiga absorber los nutrientes, lo que implica la aparición de determinados déficits, siento el más habitual el de hierro. También pueden aparecer déficits de vitamina B12 y de vitamina D.

– Aftas bucales. Junto con la pérdida de esmalte en los dientes son otros síntomas de celiaquía aunque es cierto que son de los menos conocidos.

Síntomas en la adolescencia

En esta época vital, puede ocurrir que los cambios que se producen dentro del cuerpo provoquen que los síntomas remitan, llegando incluso a desaparecer totalmente. Esto hace que el diagnóstico se vuelva mucho más complicado.

En esta etapa, los síntomas más frecuentes son los siguientes:

– Dolor abdominal que viene acompañado de episodios de estreñimiento o diarrea.

– Una talla menor a la esperada por la edad.

Muy Popular:  Resfriado y gripe; diferencias a tener en cuenta

– Problemas diversos en la piel.

– Un retraso significativo en la aparición de la primera menstruación.

– Anemia ferropénica.

Lo cierto es que hay una serie de síntomas que son comunes a cualquier etapa de la vida. Debido a esto, los síntomas comunes son especialmente importantes a la hora de realizar un correcto diagnóstico. Especialmente significativa es la anemia ferropénica que, de no poder controlarse con suplementos de hierro, empieza a ser sospechoso de padecer la enfermedad.

Síntomas en los adultos

En la edad adulta es más complicado todavía conseguir un diagnóstico acertado de la enfermedad, lo que conlleva un infradiagnóstico significativo. Esto se debe a la combinación de una gran variedad de síntomas distintos junto con lo difusos que pueden llegar a ser, lo que provoca que puedan indicar alguna otra patología.

Como se ha mencionado anteriormente, la celiaquía es una enfermedad muy camaleónica que puede afectar a distintos órganos del cuerpo. Esto hace que en la edad adulta estos síntomas sean mucho más importantes a la hora de diagnosticar.

– Manifestaciones en la piel que pueden ir desde la psoriasis hasta la dermatitis herpetiforme, pasando por unas uñas y un cabello débiles.

– También son importantes los síntomas ginecológicos. Se pueden producir abortos de repetición por causa de la celiaquía, infertilidad tanto femenina como masculina, padecer unas menstruaciones totalmente irregulares o un adelanto en la edad de aparición de la menopausia.

Muy Popular:  Yurelax: descripción, indicaciones y efectos terapéuticos

– Trastornos neurológicos. Existe una rama denominada neurogluten que se encarga de estudiar el impacto del consumo de gluten en la actividad neuronal. Uno de los más comunes es la ataxia producida por el consumo de gluten.

– También se pueden dar problemas en las articulaciones, como la osteoporosis, y en los huesos, lo que requiere un estudio para analizar la posibilidad de padecer la enfermedad.

– La celiaquía está catalogada como una enfermedad autoinmunes. Esto implica que guarda una estrecha relación con otras enfermedades como la diabetes Tipo I, el hipotiroidismo de Hashimoto o la hepatitis autoinmunes. Es frecuente que aparezcan enfermedades inmunes que posteriormente dan como diagnóstico que son provocadas por la celiaquía.

Es importante tener claro que, ante una sospecha de padecer la enfermedad, hay que acudir al médico para que realice las correspondientes analíticas, especialmente si hay un familiar con celiaquía. Sabiendo los síntomas de los celíacos, es más fácil que se pueda llegar al diagnóstico correcto y conseguir así un tratamiento que elimine o reduzca la gran mayoría de los síntomas. Una dieta estricta sin gluten es la forma de evitar que a la larga se llegue a sufrir un linfoma intestinal.

¡Cuéntaselo a todos!

Deja un comentario