Por qué debes perderte en las cataratas del Niágara


Si estás pensando en visitar las imponentes cataratas del Niagara no puedes perderte el siguiente post. Todo lo que necesitas saber está justo aquí debajo.

Las cataratas del Niágara: una diversión color esmeralda

Dicen que las cataratas del Niágara son ese lugar que todos deberíamos visitar al menos una vez en la vida. Hablamos de una conjunción de lagos y ríos sin igual que se convierte en una fuerza hidroeléctrica fundamental y en un espectáculo permanente – y latente – de la naturaleza. Probablemente sea la caída de agua más visitada, retratada, reproducida y comentada del mundo, y es que la visitan más de 30 millones de turistas al año.

cataratas del Niágara

¿Qué la hace tan especial?

La cascada se extiende sobre una superficie con forma de herradura de caballo que delimita el territorio entre Canadá y Estados Unidos. El río Niágara tiene 58 kilómetros de longitud y es la salida natural de los lagos Hurón, Eerie y Ontario.

Cada minuto caen 336 000 metros cúbicos de agua; lo que representa la acumulación de drenaje de cuatro de los grandes lagos que contiene una quinta parte del abastecimiento de agua fresca del mundo.

Durante todo el año, miles de turistas – principalmente de Norteamérica y Asia – vienen con sus familias a disfrutar de las diferentes atracciones que el Gobierno canadiense ha creado alrededor de este capricho de la naturaleza.

A las imponentes cascadas de la zona canadiense les acompañan otras dos de menor tamaño: son las cataratas americanas y la de la luna. Sin embargo, la mejor vista la encontramos desde el lado canadiense, por lo que miles de visitantes cruzan diariamente la frontera para obtener esa espectacular vista y recorrer al mismo tiempo las diferentes atracciones y casinos que hay en la avenida Clifton Hill.

Una de las principales atracciones es realizar la ruta en barco que acerca a los turistas hasta los pies de la imponente cascada de 52 metros. Niágara es una ciudad que nunca duerme y ofrece una gran cantidad de atractivos para satisfacer los antojos y el espíritu aventurero de los visitantes más excéntricos. Pero… ¿qué es lo que debes saber?

Muy Interesante:  Guía definitiva sobre Times Square
Por qué debes perderte en las cataratas del niagara
Por qué debes perderte en las cataratas del niagara

8 datos curiosos sobre las cataratas del Niágara

1. Desde 1918, un pequeño navío permanece encallado en una zona rocosa a unos setecientos metros del margen de arriba de la parte canadiense. Un cartel informativo recoge esta curiosa historia.

2. Hay personas que han sobrevivido a la caída en las cataratas. En 1901, Annie Edison se lanzó metida dentro de un barril de madera e increíblemente sobrevivió. Algo que le valió una pequeña herida en la cabeza y cierto tiempo de fama.

3. Son un motor que impulsa la economía de la zona. La ingente cantidad de visitantes ha hecho crecer una industria turística en torno a la caída de agua más famosa del mundo.

4. Las cataratas del lado canadiense tienen una altura máxima de 54 metros. Una altura equivalente a un edificio de 17 plantas.

5. Pese a no ser las cataratas con más anchura y altura del mundo, sí son las que más volumen de agua tienen en sus caídas. La combinación de los tres saltos mueve un promedio de 110 000 metros cúbicos de agua por minuto. Se calcula que caen tres mil toneladas de agua por segundo.

6. La catarata de la herradura tiene 671 metros de ancho y era todavía más grande hace décadas, alcanzando los 790.

7. Las cataratas están en continuo movimiento. En este sentido, se trasladan cada año un poco; esto se debe a la gran erosión causada por sus aguas. Este hecho preocupa a los geólogos, ya que la fuerza de estas desgasta el terreno y hace que las cataratas pierdan altura cada año.

8. Si te pusieras de pie sobre la cresta de la catarata americana, el agua te cubriría apenas hasta la cintura. Es decir, tiene solo unos 60 centímetros de profundidad. Eso sí, mejor no lo hagas, pues la fuerza del agua te llevaría sin piedad.

cataratas del Niágara

Tips para un viaje perfecto

1. Reserva con tiempo

Aunque no tengas que pagar para disfrutar de semejante salto de agua, lo que es ineludible es encontrar el transporte y el alojamiento perfectos. Como en todos tus viajes, debes hacerlo con cabeza, criterio y tiempo.

El encanto principal de cualquier hotel en Niágara – ya sea en la zona canadiense o en la estadounidense- son sus vistas, evidentemente. Si quieres conseguir la mejor panorámica, ¡reserva con antelación!

2. Tasa hotelera

En el lado canadiense se ha aprobado la inclusión de una tasa hotelera de 2 $ en la factura.

Muy Interesante:  ¿Viajas a Manhattan? 25 Películas que deberías ver...

Además, debes mantenerte en alerta, ya que algunos alojamientos suelen incluir la denominada DMF (Destination Marketing Fee) y no tienes obligación de abonarla. En caso de que te la hayan incorporado puedes reclamar, estás en tu derecho.

Igualmente, existe la TIF (Tourism Improvement Fund), otra tasa de carácter voluntario que obviamente no tienes la obligación de pagar. Revisa detenidamente la factura.

3. ¡Ojo con el clima!

El clima es fundamental y va a condicionar sobremanera tu viaje, sobre todo si tienes la intención de subirte en el barco Maid of the Mist; pues en el caso de que queden restos de hielo (hecho que puede alargarse hasta el mes de mayo) no se realizan los trayectos.

Además, los cruceros y la visita a la Cueva de los Vientos únicamente son posibles entre los meses de abril y octubre. En invierno puede ser increíble, pero si eres de los que no soportan el frío, mejor abstente. En agosto el calor puede resultar sofocante, por lo que – en nuestra opinión – la fecha idónea para realizar este viaje es entre mayo y mediados de julio.



4. Mucho más que cataratas

Como ya te hemos dicho anteriormente, Niágara va mucho más allá de las cataratas. Por eso te invitamos a que vivas una experiencia integral.

– Adéntrate en Clifton Hill

Se trata de la calle turística por excelencia en el entorno de las cataratas. En ella encontrarás un sinfín de posibilidades: comercios, restaurantes, hoteles, atracciones temáticas, museos, ¡hasta una enorme noria para ver el salto de agua desde otra perspectiva!

Además, la oferta gastronómica es extensa, con restaurantes temáticos en los que puedes degustar una infinidad de productos típicos del lugar.

¿Qué puedes encontrar en esta amplia avenida?

– Museo y teatro 4D Ripley Believe It or Not! Se trata de un museo de auténticas rarezas que no te dejará indiferente.

– Museo de los Records Guinness. Puestos a hablar de récords, en este lugar descubrirás los más excéntricos.

– La noria Niagara SkyWheel. Con una altura similar a la caída del agua y con cabinas climatizadas, esta atracción te ofrece una experiencia única e inigualable.

– Museo de cera Louis Tussauds. Si lo tuyo son los museos de cera no te puedes ir sin visitarlo.

– Movieland Wax Museum of the Stars. Si el anterior te sabe a poco puedes visitar también este, cuya temática se centra en el cine y la televisión.

Muy Interesante:  Pasos a seguir para preparar tu viaje a Nueva York

– Dinosaur Park Mini Golf. Un minigolf ambientado en la era de los dinosaurios. Un lugar digno de visitar.

– The House of Frankenstein. Si eres de los que disfrutan pasando miedo, esta es tu casa.

– Ghost Blasters. Otro sitio terrorífico que debes visitar si quieres vivir una estremecedora experiencia.

Si buscas tranquilidad, apuesta por el lado estadounidense

Si lo tuyo es la naturaleza y no te gusta el bullicio típico de la zona canadiense, debes saber que el lado de USA es mucho más tranquilo y natural.

Esta zona tiene menos hoteles, atracciones y opciones de ocio, pero eso no significa que tenga menos encanto, en absoluto. En esta parte puedes optar por visitas guiadas, por vistas panorámicas espectaculares o incluso por realizar un crucero.

En esta zona destacan dos tours: la ruta hacia la Cueva de los Vientos y el paseo en barco. Alternativas mucho más tranquilas, pero no por ello menos atractivas.

La ruta de la Cueva de los Vientos es una aventura única que te adentra de lleno en las cataratas americanas y te permite descender a pie de agua. Las vistas de la catarata de la herradura son simplemente maravillosas.

El paseo en barco casi te permite rozar el agua con los dedos y te adentra de lleno en las entrañas de las cataratas, sintiendo la vibración y el estruendo de sus aguas.

Niagara on the Lake, algo que no puedes perderte

A solo 30 minutos de las cataratas se esconde esta bonita ciudad, situada en Ontario.

Es un destino ideal para aquellos que quieran huir del bullicio propio de Clifton Hill. Este peculiar lugar tiene muchísimas opciones: una variada oferta gastronómica, exquisitos vinos, unas increíbles y extensas rutas de senderismo y una rica agricultura local.

Sus particulares calles ofrecen un ambiente romántico y su arquitectura invita a pasear y a adentrarse por cada uno de sus rincones.

No te olvides de los miradores

Entre todos ellos, los mejor valorados son dos: la Skylon Tower y el observatorio que encontrarás justo al lado de la salida de los cruceros Hornblower Cruise. Este último, además, es gratuito.

Visitar las cataratas del Niagara es una experiencia única y gratuita, por lo que todo depende de tu planificación y organización. Tómate tu tiempo, acude a tu agencia de viajes de confianza, elige la mejor opción y ¡disfruta!

✍🏻🙋🏻‍♂️❤️ Y esto es todo por hoy. ¡Esperamos abajo tus comentarios! 👇👇👇


Artículos muy vistos:

¡Vamos, díselo a todos!

Deja un comentario